my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



domingo, 6 de marzo de 2011

la liga de la leche


Hay un momento que es crucial para tu futuro inmediato cuando estás pariendo, pero no te das cuenta porque estás bajo los efectos de la anestesia, las contracciones y el chute de oxitocina. Suele suceder al mismo tiempo que un médico que acaba de terminar la carrera de medicina, o eso te parece a ti, te mete la mano dentro de la pelvis y la saca triunfal diciendo 'sí, ya está dilatada de cuatro'. Pero lo dice sin mirarte siquiera, porque en realidad habla con la comadrona y tú eres sólo la cabeza entre piernas que se queja como si fuera una coneja. Ahí por fin que alguien te habla por encima de tus piernas, y es una enfermera que llega con su bloc de notas y te pregunta respetuosamente: le darás el pecho a tu hija?  Sí, respondes entre contracción y contracción y antes de que te coloquen la anestesia epidural. Ni cuenta te has dado de que acabas de decidir tu vida para los próximos cuatro o seis meses, por lo menos.

A continuación empujas y empujas hasta que con uñas, dientes y brazos sacas a tu hija por la pelvis y te la ponen en los brazos apenas asoma el morro. Te la sujetan al pezón entre su grasa y la tuya, y contemplas extasiada entre lágrimas cómo succiona. Ahí se queda, enganchada a tu pezón izquierdo, porque el derecho está entre cables de goteros y vías en la mano para sujetarlos. Y una y otra vez succiona, para sacarte el calostro que tanto la va a alimentar mientras te estimula la subida de leche.

Los siguientes tres días serán cruciales si quieres tener leche, te dice la enfermera ya en la habitación. Cada cierto rato, póntela al pecho. Y esa frase tan inofensiva, será tu cruz y tu santo y seña. Cada vez que te quejes, que pidas desesperada que se lleven la niña a un nido para poder dormir, que aúlles de dolor por las heridas de tu pezón izquierdo, cada una de esas veces, habrá una enfermera de eso que llaman en los hospitales modernos 'nursery' que venga y con la mejor de sus sonrisas te diga 'póngala al pecho'.

No importa cuánto duela y lo poco que duermas. Póngala al pecho, repetirán como autómatas todas ellas. Dónde está la ginecóloga que defiende mis intereses y no los de la niña, preguntarás. La ginecóloga ya hizo su trabajo, señora, te dirán con desprecio. Ahora la que tiene que salir adelante es ella, y usted tiene que producir la leche que la suba de peso. Así que... póngala al pecho.

La segunda noche pido un chupete para que no me destroce las tetas. Me miran con desprecio y me niegan la mayor. La tercera noche pido a mi marido que amenace a la enfermera talibán con un cuchillo de la cena y le pida un biberón de leche artificial a las tres de la mañana. La enfermera teme por su vida y sólo por eso trae el biberón. Pero la muy cafre se lo quiere dar en jeringuilla. Claro, la niña rechaza la leche y ella opina que es que no tiene más hambre. Le pregunto alucinada porqué no se lo da con la tetina como se dan todos los biberones, y me responde que como le doy pecho a mi hija que la tetina está contraindicada para que no se malacostumbre. La volvemos a amenazar con el cuchillo de la cena y entonces ella saca la tetina y se la coloca al niño en la boca, que se traga el biberón como si fuera lo único que ha comido en su vida. Cafre de mujer.

Y aquí estoy, que si no es porque mi hija acabó en la zona de neonatos por un tema de ictericia, y me encontré con enfermeras que ya no eran talibanes sino seres humanos, hubiera mandado la lactancia materna a hacer puñetas en menos de cuarenta y ocho horas. Seguirá.

18 comentarios:

Anouk dijo...

Enhorabuena Manuela.Tu hija ya está en este mundo.....
Buena suerte con el pecho..y si se complica mucho, cambias al biberón.Despues de todo, ya no tendrás a una enfermera talibán cuestionandote :-)))

Anónimo dijo...

Jaja, si tienes razón. Nadie dudamos que la lactancia materna sea lo mejor, pero se pasan con este tema de las tetinas. A mi también me obsesionaron el primer mes con el primero que nació en uno de los agostos más calurosos que se recuerdan de Barcelona. El crio lloraba y yo opinaba que lo que tenía era sed, no hambre... pero se supone que la hidratación que necesitan viene dada por la leche y ... por supuesto no eres nadie cuando de lo que se trata es de opinar al respecto... y veía como mi hijo iba triplicando su tamaño (de hecho llegó un momento en que sus michelines eran tales que más que limpiarlo eran un verdadero trabajo de arquelogía) porque al parecer más que leche lo mio debía ser leche condensada.

hasta que hice caso del abuelo de la criatura, ginecólogo con varias décadas a sus espaladas que me dijo que existían unos biberones de agua especiales para bebes de farmacia.

Cuando le dí el primero me sentí como si estuviera contribuyendo a la caida de Occidente... pero el crio se lo tomó y siguió mamando como si nada, solo que mucho más aliviado en los internedios con su chupito de agua.

A mi, te aseguro, el rollo este de que la tetina impide que los crios cogan el pecho me parece una leyenda urbana, pero cualquier lo dice en voz alta... por eso me ha encantado tu post.

Y estoy contigo que se ha pasado de un extremo a otro con tal exageración que resulta absurdo. Todas creo que estamos ya al cabo de la calle sobre este tema, pero no conozco ningún caso de mis amigas que un biberón con tetina en casos concretos haya supuesto que sus bebes dejaran de mamar.

Es como la historia de los potitos, todas sabemos que una alimentación natural es la mejor y todas nos aplicamos a comprar las mejores verduras del mercado... pero eso no significa, hombre, que cuando te pegas 5 horas en un coche para ir a ver a los abuelos te pares en un bar de carretera y les calientes un potito.

Que es que está llegando un momento que te hacen sentirte culpable por todo, que tanto rollo con la libertad individual pero cuando mujer tiene un bebé parece que se convierte en una especie de ente sin criterio.

O sea que estoy contigo, un poco de relajo, que tanto radicalismo ya agota.

Un abrazo y felicidades por tu preciosa niña

Cris

dale calor dijo...

uff, que suerte haber nacido hombre, desde luego que me alegro mucho por no tener que pasar ese momento aunque supongo que todo se olvida al verlo
Te seguire en google friends para ver que te cuentas
http://dalecalor.blogspot.com

Mamá Española en Alemania dijo...

Enhorabuena por tu niña! :)

Jo Grass dijo...

Muchas felicidades, supermami; y no te angusties, que ya has pasado antes por ahí. La lactancia materna es por encima de todo algo muy cómodo. Vas arriba y abajo y, cuando la niña tiene hambre,no tienes más que enchufártela a la teta. Hay gente que piensa lo contrario, porque no puede dejar a la niña con nadie más de un par de horas, pero yo me alegro de haber superado el marrón inicial tal y como cuentas aquí, porque después disfruté mucho y ahorré una barbaridad.
Un beso enorme para tí y para la bebita, y si decides darle biberón tampoco es un drama. Mua

Mamareciente dijo...

Lo primero de todo enhorabuena!!! Sobre la lactancia, trae cola el temita, Mira que deberia ser tan fácil y natural, pero no...Yo he dado lactancia mixta a mis dos hijos y el biberón no ha sido "veneno", sino al contrario, nos ha ayudado a seguir.

Manuela dijo...

ANOUK: gracias guapa, pues sí, ya tenemos aqui a la chiquitina, es preciosa, qué voy a decir yo... y las enfermeras talibanes quedaron atrás, pero no me olvidaré de sus caras...

CRIS: ya te digo, que con el primer hijo te manipulen vale pero con el segundo en cuanto sales de la anestesia y la oxitocina las mandas a tomar viento... hay mucho mito suelto...

Manuela dijo...

DALE CALOR: el nombre de tu blog es perfecto como lema para la sala de prematuros donde mi hija pasó varios días, no por prematura sino por ictericia, total que los papis de los prematuros estaban siempre allí con los niños al pecho para 'darles calor'... saludos!!

MAMÁ ESPAÑOLA EN ALEMANIA: saludos para esa tierra que desconozco bastante, gracias!!!


JO GRASS: sí, es cómodo, pero a mí me ha resultado incómodo varias veces, en concreto una que le di de mamar con la teta al aire en casa de una familia muy tradicional y luego me enteré que el señor de la casa estaba muy incómodo, me dio mucho corte pensarlo, pero era una terraza, la gente iba en bañador en agosto... en fin... y en restaurantes también me han mirado raro alguna vez... la niña pesó cuatro kilazos, está hermosísima!!!

MAMÁRECIENTE: igual yo, a mi hijo también me introduje una toma de bibe muy pronto, porque sino yo sentía que iba a poder conmigo, y de ese modo los dos podíamos seguir viviendo los primeros meses de su vida!!! y no pasó nada...

Juan Rodríguez Millán dijo...

¡Muchas felicidades! Me alegro mucho de que todo haya ido fenomenal, ¡y ojalá la enfermera talibán no dé demasiado juego!

Carlos dijo...

ENHORABUENA.
Evidentemente jamás podré saber de primera mano, o mejor dicho de primera teta, lo que es la lactancia. Mira chica idiotas y Talibanes de la moral y de lo que se debe hacer y lo que no hay en todos lados.(ahora está de moda dar pecho, hace 10 años no lo estaba, mañana ves a saber que coño diraán...)
si le quieres dar pecho, daselo, si no pues no. Que niños sanisimos y guapisimos y estupendisimos criados de un modo u otro hay en todos lados.
Además que coño es eso de acostumbrarse a una tetina o a una teta natural. Digo yo que si la niña tiene habmre comerá sea cual sea el recipiente.
En fin que me extiendo más de la cuenta. ENHORABUENA

Anouk dijo...

Manuela, me encanta que opinen hombres en este blog , mira como lo simplifican todo...¿Por qué una constante en la mujer es sentirse culpable por algo? X no atender a tus hijos, por no atender a tus padres cuando son mayores , x no arreglarte demasiado en una cena, por no estar concentrada en el trabajo, por ir echa una piltrafa en el gimnasio ...¿será genético ese nivel de perfeccionismo??

Manuela dijo...

JUAN RODRIGUEZ MILLÁN: gracias!!! la enfermera talibán espero que tenga un hijo pronto y entienda las cosas desde dentro de su piel...

CARLOS: ya ves, hay toda una filosofía con esto de la liga de la leche, pero yo estoy contigo, el que tiene hambre mama, de un lado o de otro, en parte tienen razón en que el pezón hay que estimularlo mucho para que suba la leche los primeros días, pero eso es una cosa y una madre exhausta es otra... y sí, hace años la moda era la lactancia artificial y no cogerlos en brazos, lo de ahora parece más acertado pero siempre nos pasamos de un extremo al otro...

ANOUK: te entiendo muy bien, porque yo precisamente ahora después del parto y todo el día con la camisa abierta dando pecho me siento exactamente hecha una piltrafa, una definición perfecta, me falta ir a la peluquería, ir a la depilación, encoger este útero que parece que sigo embarazada de cinco meses por lo menos, que mi hijo mayor dice que si llevo otro bebé en la barriga, y por si fuera poco me paso el día con las tetas al aire y con crema cicatrizante para que no me salgan grietas, incluso al salir de la ducha no me puedo recoger el pecho con la toalla porque duele mucho, tengo que secar las tetas con un secador de pelo, en fin que es hermoso pero nada envidiable desde mi punto de vista del ahora mismo... besos guapa, será genético creo yo...

Lola dijo...

¡Ay Manuela que contenta estoy! por fin la niña en casa a pesar de todos tus avatares. Recuerdo con horror el dolor de tetas despues de tener a mi primer-a hijo-a. Tuve "un pelo". Sabes lo que es? que se obstruye algun caño y das alaridos de dolor. Han pasado más de 50 años y no se me olvida.
Cuando pase todo esto ya viene la parte preciosa de tu vida, tu muñeca empezará a sonreir y serás la madre más feliz.
Te deseo lo mejor, ya lo sabes y te mando un beso muy fuerte. Lola

Manuela dijo...

LOLA: gracias guapa, pues sí sé lo que es aullar de dolor, pero felizmente la cosa va mejor, todavía me duele un poco el izquierdo pero va mucho mejor y no grito mucho cuando se coge, la maternidad es un poco estresante en todas estas facetas que las revistas pintan tan románticas, tu hija cogiéndose del pezón y tal, y en realidad muchas veces no se coge bien o te duele o no lo encuentra y se pone muy nerviosa o te araña con sus uñitas, en fin no sigo porque voy a desromantizarlo tanto que no vale la pena jajaja, un beso fuerte y mi hija ya sonríe, aunque sea un acto reflejo, y eso vale por un millón de apretones...

SARA T. dijo...

Ja ja ja, yo no lo hubiese descrito mejor. Tengo que admitir que no tuve tanta paciencia: los chupetes se lo trajeron sus parientes (2 del Barça y 2 del RMadrid) y el biberón fue inmediato porque era imposible que subiera la leche.
Reconozco que yo tenía mucha ilusión por amamantar a mi hijo, pero al cabo de 48 horas me rendí y me di cuenta de que el biberón ha sido una bendición.Mi hijo resultó insaciable, y de esta manera su Papi puede participar de una experiencia fantástica que es alimentar a nuestro baby.
Un beso y disfrútala

Manuela dijo...

SARA T: claro, si no hay mal que por bien no venga... la leche tarda en subir de 48 a 72 horas, claro, pero bueno que yo tambien fui criada con biberón y estoy hermosísima jajaja! un beso guapa

Anónimo dijo...

Enhorabuena Manuela.
No estoy de acuerdo ni con los argumentos que se dan ni con los modos con que se pretende incitar la lactancia materna. Me parecen ambos profundamente equivocados. Pero se aferran a ellos, como si las mujeres fueramos incapaces de hacer nuestras propias reflexiones.

Susana

Gonzalo dijo...

si es importante , a mi mujer le toca lactancia mixta y tenemos que ahorrar, encontre el otro día carritus.com y comparo precios , y puedo ahorrar un poco más este mes, se los recomiendo, muy bueno el artículo.