my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



miércoles, 29 de marzo de 2017

Tolon tolon


¿Alguien que recuerde la canción de la vaca lechera de nuestra tierna infancia? 

Leo atónita que en un restaurante vegano El Vergel, de Tarragona, han llamado la atención a una clienta por darle un biberón de leche de vaca a su bebé en su establecimiento vegano. ¡¡¡Leche de vaca!!! ¿Pero cómo se le ocurre? ¿En nuestro restaurante??? ¡¡¡Si fuera de soja, o de avena, o de arroz, pero de vaca!!!! ¿No será la pediatra que le habrá recomendado eso? 

Cuando yo parí, en algún restaurante de Barcelona, y en alguna casa particular, me miraron raro por sacarme el pecho para alimentar a mi hijo. Una vez me relegaron a un cuarto de invitados sin luz natural y sin aire acondicionado en pleno agosto para no asustar al personal con mis pechos al aire. A todos esos les hubiera parecido mucho menos incómodo que hubiera sacado un biberón del bolso y a correr. Y yo pensé que eran retrógrados e intolerantes. 

¿Pero y si es al revés? Ahora te miran mal si fumas, y raro si bebes leche de vaca... 

lunes, 13 de marzo de 2017

la chica desconocida



Eres médico, o médica. Tienes pocos años pero muchas ganas y mucho temple. Tu oportunidad es un ambulatorio de una ciudad pequeña para atender a ciudadanos de pocos recursos. Te conviertes en su referente familiar y lo das todo en las horas de consultas, y en las visitas domiciliarias que efectúas. Un día estás en la consulta, la hora de cierre pasó hace rato y los pacientes siguen llegando, y te planteas que tienes que poner algún límite a tu vida de médico para sacárselo a tu vida privada. Decides no abrir la puerta a ese paciente rezagado que llega cuando se supone que ya no deberías estar allí. 

Bien, esa paciente era mujer, y al día siguiente te enteras de que ha muerto. Ha muerto casi a los pies de tu consulta. Alguien la perseguía y llamó a tu puerta en busca de ayuda, pero nadie contestó, así que siguió corriendo, presuntamente la golpearon y murió a orillas del río. Muy cerca de ti. Tu videoportero grabó su cara. Su angustia, su necesidad. 

Es el argumento de la última peli de los hermanos Dardenne, la chica desconocida. Da para pensar un buen rato en eso de: tú qué hubieras hecho, y qué harías después? 

El mundo está lleno de desconocidos y desconocidas que mueren sin que ninguno de los suyos lo sepa. 

miércoles, 22 de febrero de 2017

la sal de la vida



Hoy he estado en una formación con chicos grandes, como de dieciocho o veinte años. Acostumbrada a ver niños, ha sido todo un descubrimiento. Piensan, se quedan en silencio, escuchan, reflexionan, y en fin les hablas de tú a tú. Es raro y gratificante. 

Y hablábamos de conflictos. De los buenos y de los chungos. De qué soluciones son las que funcionan mejor, de cuáles les han dado a ellos mejores resultados, si lo de acabar a puñetazos o lo de que venga la policía o lo de hablar y eso. 

Cuando les he preguntado si la palabra conflicto les ponía la piel de gallina, todos se han quedado sorprendidos y me han hecho saber que los conflictos son parte de la vida y que sin ellos no somos nadie. 

Y entonces uno de esos chicos, a los que yo pensaba enseñarles algo, ha dado con la definición perfecta de la palabra conflicto. Me ha dicho: el conflicto es la sal de la vida. 

Va a ser mi mantra mediador a partir de ahora. 

lunes, 6 de febrero de 2017

RITA Y EL NETFLIX



Lo que me relaja, para cenar en casa, es ver algo en la tele que me saque de mi día entero, que me desconecte de mi vida y me enchufe un rato a la vida de otros, con sus problemas y sus alegrías, porque luego las desconecto y pum, se acabó. Pero por un rato, las disfruto sin tenerlas que gestionar yo. 

Bien. Eso ya no era posible con la tele de toda la vida. La vida de la tele ocurre a otro ritmo de la mía. Mi prime time es a las 21h, y el de las cadenas de tv comienza a las 22:40, momento en que inician pelis y series. Sobretodo series.

Pero todo eso cambió cuando instalamos el Netflix y encontré a RITA.

Rita es esa cuarentañera que muchas queremos ser en un ratito de nuestra vida, cuando nadie nos ve. Fuma como un carretero, tiene hijos, pero eso no es impedimento para que su vida sexual sea frenética y multiparte. Y más aún, tiene una increíble melena y unos ojos azules de danesa escultural, sólo comparables a su culo y sus piernas.

Rita no hace deporte, y ni siquiera come sano, que se vea. Es así de natural. Y sus camisas H&M son todas iguales, a cuadros de distintos colores. Siempre lleva vaqueros ajustados y tiene dos pares de zapatos. Unos para invierno y otros para verano.

Rita es educadora en uno de esos colegios daneses que se parecen a los finlandeses, llenos de vida luz y color, con asientos mullidos made in Ikea por los pasillos, donde los alumnos departen alegres, y con una orientadora escolar que propone cursos y talleres todo el rato a iniciativa propia, y que ni tan siquiera parece agobiada con el volumen de trabajo del centro.

En el último capítulo que vi anoche ridiculizaban algunos aspectos de esa educación tan alternativa y tan nórdica. La psicóloga del centro propone que, para el partido de fútbol del día conmemorativo de la escuela, el equipo que gane no lo pueda hacer por más de 5 goles, para no desanimar/traumatizar al equipo perdedor. A Rita le parece una soberana estupidez que su clase no pueda ganar por goleada, y ahí tenemos el conflicto entre un director, enamorado de Rita pero que se debe a las iniciativas de su orientadora coach, y una profe que considera ridículo que los niños no aprendan a perder si son malos jugando fútbol.


Rita, para completarlo, vive en una casita de madera en medio del bosque, a la que se accede desde el campus escolar colándote por unos árboles frondosos. En mi vida paralela, me la pido.

miércoles, 18 de enero de 2017

Mi nombre es Chover, Rosa Chover



Mi nombre es Rosa Chover. Así me llevo llamando a mi misma y frente a los demás, durante los últimos cuarenta y tantos años. Me gusta mi nombre con mi apellido, forma parte de mi personalidad y me recuerda que pertenezco a una familia que se llama así. Me recuerda a esa familia, a la mía. Pero, ¿y si mañana un juez decretara que ya no puedo utilizar ese apellido porque mis padres me robaron y no son dignos de apellidarme? 

Eso es lo que le pasó a un nieto robado argentino, Hilario Bacca. Que dice, como yo digo, que su apellido es ése y no otro, y que a sus 38 años nadie se lo puede cambiar. Y le da igual si sus padres se apropiaron de él de manera ilegal o de la manera que fuera, y que alguien fuera despojado en consecuencia de él. El caso es que él tiene una identidad, y parte de su identidad se asume como Hilario Bacca, y él no quiere asumirse con otra identidad, por mucho que asuma su historia y la de sus antepasados y la ilegalidad de algunos actos. Dice Hilario "si quiero cambiarme de género está habilitado, pero ¿mantener el nombre y el apellido no?". A él le hicieron las pruebas del ADN a la fuerza, diligenciadas por un juez porque había sido localizado por una organización que persigue los crímenes de los nietos robados en Argentina. Y bueno, de ahí salió que sí que lo era, y sus padres adoptivos han sido encarcelados. Ya, qué más, dice Hilario. ¿Además me van a prohibir a mí que utilice el nombre y el apellido con el que me he identificado siempre y que quiero seguir llevando? ¿Por qué? Y por fin un juez ha entendido y le ha dado la razón, y le ha concedido lo que parece que nadie debería poder arrebatarte, la posibilidad de llamarte como ya te llamabas, de seguir con unos datos que siempre has identificado contigo y que te configuran. 

Yo también fui adoptada. Yo también debo tener otro nombre y otro apellido, pero reivindico mi derecho a llamarme Rosa Chover para el caso de que algún crimen horrible se descubriera detrás de mi historia. Ya perdí a una familia, ¿es que también tengo que perder a otra porque lo diga un juez? 

Felicidades Hilario Bacca, de parte de una compañera española te doy las gracias por tu lucha, por si un día España se pusiera así de irracional, aunque me temo que aquí estamos en las antípodas de eso. 

lunes, 9 de enero de 2017

Del corazón y la razón



aquí va mi último POST para compartir con todos vosotros, sobre cómo nos comunicamos y cómo hacerlo mejor, de la mano de Marshall Rosenberg y su manual de Comunicación No Violenta