my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



viernes, 22 de febrero de 2013

Vestuarios


A menudo coincido en el vestuario del gimnasio con dos chicas de edades muy diferentes pero que tienen una cosa en común: saludan cuando llegan y cuando se van. Uff, parece una nimiedad, pero me da mucha rabia la cara de tonta que se me queda cuando entro en un espacio común y nadie contesta mi 'hola'. Constantemente pienso si seré invisible y por eso no se me oye. Hasta que conocí a Blanca, campeona de atletismo de Cataluña hace unos años y que comparte la misma inquietud que yo: o somos invisibles o el personal es muy maleducado. 

Blanca se levantaba a las cinco de la mañana con 11 añitos para ir a entrenar de 6 a 8, antes del cole, y volvía a entrenar de 5 a 8, después del cole. Con el consiguiente esfuerzo de toda su familia y en especial de su padre, que se levantaba a las cuatro y media para llevarla en coche, se entiende. La chica era tan buena que nadie podía decirle que no. Hasta que el No lo pronunció ella. No a más controles alimenticios estrictos y No a madrugones inhumanos de toda la familia. No a una vida tan estricta y pautada. 

Ahora han pasado los años y Blanca corre 14 kilómetros al día y nada varias piscinas después, pero eso sólo lo hace porque le gusta. 

La otra compañera de vestuario es una chiquilla como lo fue Blanca, y nos hemos enterado de que es actualmente campeona de natación en Cataluña. Al igual que ella hizo, la nueva campeona tiene escasos 12 o 13 años, una espalda de aquí a Roma y entrena de 6 a 8 de la mañana y de 4 a 6 de la tarde cada día, antes y después del colegio. Eso los días light. 

Y luego alguno le dirá que ha tenido suerte. Suerte! Suerte es conocerlas a ellas, que saludan a todo el que entra y sale por la puerta como si tal cosa. 

4 comentarios:

Juanjo dijo...

No xois invisibles...es que el personal es muy maleducado
a mi me pasa casi cada dia en la sala de profesores de mi insti donde trabajo hace mas de 20 años...pero yo cada dia saludo imperterrito
Besos

Carlos dijo...

Pues es verdad. hay mucha, mucha gente muy mal educada. Y no, los que saludamos no somos invisibles. Tal vez los otros sean simple y llanamente unos capullos.

Lo peor de todo es que parece que esté de moda no saludar, no comportarse con normalidad. Ser un maleducado.

Así nos va!!!
Desde luego a nadie (a casi nadie) le regalan nada. Admirable esa gente que se esfuerza por un sueño, por un objetivo.

Anouk dijo...

Olé Juanjo, xq a mí tambien me pasó esta situación en el vestuario del gimnasio al que iba y al final opté por no saludar. Todos igual de maleducados, que guay ¿verdad?
Manuela, no hay grandes logros sin grandes esfuerzos.

Manuela dijo...

JUANJO: es alucinante, por qué será así la gente??? en cualquier caso me reconforta mucho saber que no soy la única!!! besos

CARLOS: sí, unos capullos! desde luego que no regalan nada, y cuando uno tiene tan clara una vocación y encima vale para ella, avanti!! besos

ANOUK: nada nada, hay que saludar a pesar de quedarnos con el eco de nuestra voz, que siempre hay alguien que lo agradece... besos guapa!