my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 20 de mayo de 2013

Es sólo trabajo


Lo que hacemos, a lo que consagramos buena parte de nuestro día de dieciséis horas -se supone que ocho dormimos-, lo que nos da de comer y nos deja dormir o nos quita el sueño, es sólo trabajo o es otra cosa? Es un modus vivendi, una fuerte e imprescindible rutina, una fuente de estrés y mala leche, una excusa para salir de casa, una obsesión, una adicción, una maldición, una rutina malsana, una fuente de contactos? 

Y más aún, creemos en nuestro trabajo? Creemos en lo que hacemos, en lo que peleamos, en lo que arriesgamos? Y sabemos por qué lo hacemos? Dinero, placer, necesidad, virtud, riesgo? Porque no sabría hacer otra cosa y conseguir dinero con ella? 

Las actividades que realizamos día a día en esos trabajos, son gratificantes, frustrantes, las odias? Jodes a alguien desde tu puesto y te parece que haces  justicia, o haces injusticia pero no te queda más remedio? Denunciarías a tus jefes si pensaras que estáis -todos- haciendo con tu trabajo algo ilegal, o simplemente estafando a alguien? Y si supieras que estás defendiendo algo a base de trampas? Lo denunciarías aún a riesgo de quedarte en la puta calle? O pensarías antes en tus niños y tu hipoteca y guardarías silencio? 

Te parece que te educaste para este tipo de trabajo, o más bien que te estás desaprovechando? 

Si alguna de las  preguntas te parece relevante, seguro que te gusta Tierra Prometida, lo último en la cartelera con Matt Damon y dirección de Gus Van Sant. Interesante reflexión, y me gusta la evolución del personaje de Damon. Los luchadores que creen en lo que hacen y se entusiasman defendiéndolo, aún cuando a veces sea indefendible, siempre me han dejado boquiabierta porque nunca tuve esa virtud. Quizá es que nací ya demasiado cínica y descreída. O el mundo me hizo así, como a Jeanette

6 comentarios:

Carlos dijo...

Si no recuerdo mal, el trabajo empezó como castigo divino......
Siendo así, difícil encontrar algo positivo jajaj

Olvidándonos de gracias simples y sencillas. Lo cierto es que el trabajo, como decías, ocupa, ( al menos) 8 horas al día, es decir estamos más tiempo en " el tajo" que con hijos, parejas, amigos, compañeros, amantes o hobbys. Y claro, en tanto tiempo hay momentos de todo......
En fin lo ciento es que lo del trabajo me recordaba a una vieja estupidez que dice un amigo mío y que por educación y prudencia hacia tu blog no escribiré aquí jajajaja

Manuela dijo...

CARLOS: me quedo con las ganas de saber qué estupidez decía tu amigo... sí, pasamos muchas horas, vemos a mucha gente... bueno yo ahora a poca porque estamos cerrando la empresa y somos tres gatos y medio pero bueno... abrazo

Carlos dijo...

jajajaja. Bueno, no te quedes con las ganas, Que coño!!!
decia algo así como:

Un hombre (o mujer, of course) bien bebido, bien comido y bien follado puede estar toda la vida sin trabajar.......

y oye!!!! tampoco está tan mal.

Un beso

Manuela dijo...

CARLOS: jajaja, fino fino t'ha quedao!!! necesidades básicas cubiertas, quién necesita ir al tajo??? falta añadir 'bien dormido', yo es que con la niña pequeña no pego ojo y eso sí que es una necesidad vital... chao!

Juan Rodríguez Millán dijo...

La película me dejó un poco frío, pero la reflexión no. Para mí el trabajo es importante a nivel personal. No es sólo algo con lo que ganar dinero y, sí, siento que es necesario un mayor compromiso con lo que hacemos y con cómo lo hacemos. También es verdad que soy ingenuo y pobre, así que asumo que el mundo no rema en la misma dirección que yo, pero...

Manuela dijo...

JUAN RODRIGUEZ MILLÁN: yo creo que a todos nos vendría bien creer en lo que hacemos, te ayuda a emocionarte cada día y a volver a casa con una sonrisa, a sentirte bien, pero claro tienes que tener un trabajo que te lo permita... y dormir bien para mí sigue siendo lo más importante, beso!