my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 17 de junio de 2013

Writers


Siempre he percibido la Soledad como una Amiga necesaria y saludable. Cómo sino consigues pensar con claridad, reflexionar, leer una buena novela o bailar desenfrenadamente desnuda en el baño frente al espejo? Hay cosas que la requieren a la Soledad. Y en al menos una ocasión hasta le he dedicado un cuento a esa vieja Amiga. 

Sin embargo, ahora me encuentro con un estudio que dice que la soledad te hace comer  más galletas, más helado, te aferra a los vicios como el tabaco y el alcohol, y hasta te puede dar por follar indiscriminadamente si te sientes muy solo. Vaya por Dios, una mezcla entre el Charlie Sheen de Dos hombres y medio y la Renée Zellweger de Bridget Jones

Y me quedé pensando en las épocas en que yo he comido más galletas, más chocolate y más helado: y transcurren entre mis fines de semana más solitarios, pero más  fecundos en cuanto a escribir se refiere, y aquellos otros de embarazo, en que me sentía la mujer más vulnerable del planeta. Para el alcohol he sido siempre más bien un ser social, claro que cuando dejé el tabaco me servía mi copita de vino nada más llegar a casa para compensar. Un vicio quita otro vicio, igual que un clavo quita otro clavo. Del sexo ni hablamos, demasiadas redes sociales de por medio para confesar lo privado. 

Pero todo eso en nada se parece a la verdadera Soledad. La que se siente en grupo, en pareja, en familia, en sociedad, en medio de una fiesta, en un ascensor atestado de gente o en una playa bullanguera: la que va por dentro. Esa que duele. 

De todas ellas habla Writers, una peli de humor inteligente y con la que pasas un buen rato -con algún que otro pero- y que se ha traducido tontamente como Un invierno en  la  playa. Escritores que hablan, piensan, sienten, viven, follan, aman, odian, se drogan, y todo lo malo y todo lo bueno lo utilizan para su ficción. Se diría que a veces viven para poder contarlo. Y en familia. 

4 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

A mí me gustaron mucho los personajes de la película, dicen mucho y son muy buenos actores. Es verdad que tiene algún pero hablan muy bien de esa soledad a la que te refieres. ¿Necesaria? Yo creo que a ratos sí. Y no creo que lleve a tantos vicios, ¿no...?

Anouk dijo...

La soledad elegida, la que hace que dispongas totalmente de tu tiempo libre y sin ataduras debería ser algo obligatorio porque es, desde mi punto de vista, la mejor terapia y un auténtico lujo.Te hace pensar, reflexionar o sencillamente mantener la mente en blanco y dejar que fluyan ideas. Pero la soledad que uno siente cuando está rodeado de gente,aquella que te ataca sin ninguna o con muchas razones mientras está subida en un autobús, mientras estás en el supermercado o mientras estás en la oficina ... esa si que duele, y además mucho.

Carlos dijo...

Una de las cosas más satisfactorias, placenteras y agradables es la soledad elegida, esa que parece que vaya a robar un trocito de cielo y dejartelo a los pies. (yo disfruto mucho, siempre que puedo, esa soledad.) Sin embargo debe de ser terriblemente dolorosa esa otra soledad de la que hablas y aprieta por dentro el esternon.

Por cierto, ningún mal se me ocurre en follar como loc@s

Manuela dijo...

JUAN RODRÍGUEZ MILLÁN: los vicios ya dependen de la genética de cada uno y su entorno, no creo que todos los solitarios sean unos viciosos jajaja, pero sí creo que cuando te sientes solo tiendes a refugiarte en algo... llámalo alcohol, llámalo chocolate, llámalo helado, llámalo tabaco, llámalo costo, llámalo sexo... quién sabe... abrazo!

ANOUK: cierto, y duele mucho más si encima te ves rodeada de gente, lo cual es un contrasentido total, yo la he sentido en una fiesta incluso, me salían las lágrimas en medio de la gente, y no entendía ni porqué... besos guapa

CARLOS: a mí tampoco, ningún mal en absoluto! pero si te sientes mal o solo, incluso follando te puedes seguir sintiendo así... aunque al menos liberas endorfinas digo yo...