my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



martes, 3 de septiembre de 2013

El segundo violín


Me gusta la  música de violín. Suena cursi decirlo, o no, me importa un pito, el caso es que la peli de ayer El último concierto, me pareció fascinante, conmovedora e inmensamente romántica. Philip Seymour-Hoffman es probablemente mi actor favorito desde hace unos años, me enamoro de todos sus papeles perdidamente, cuando no directamente de él, porque su alma es la misma en todo lo que hace, tan sólo le quitaría unos kilitos para ponerle más en forma, aunque puede que perdiera sexappeal, quién sabe... 

Los egos masculinos, los polvos aplazados, el miedo a sufrir en vida y al menoscabo físico, el pavor a enamorarse de alguien que no sea una cosa, el temor de la soledad, la vida compartida, la ausencia de pasión, los celos, el  rechazo, la amistad, la crianza, los reproches y las lágrimas... y un último concierto. Conmovedora y sutil, como la vida. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno Manuela...es la tercera vez que escribo este comentario. No sé que pasa. Te decía, jajajaj, que no hay nada como el sonido de un violín para transmitirme paz, ternura y calor de hogar. Incluso en las estaciones de metro gigantes donde la gente va y viene corriendo.

Anónimo dijo...

La anónimo de antes soy yo, Anouk :-)

Manuela dijo...

ANÓNIMO: había una película sobre un tipo que tocaba el violín, un gran concertista, que pierde a su familia o no sé qué desgracia y acaba tocando en el metro, y después le roban el violín y acaba moviendo sus brazos en el metro como si tocara un violín que ya no tiene, era bellísima y la música excepcional, pero no recuerdo el título aunque creo que era Le joueur de violon, porque la vi en francés en Bélgica, me gustaría volver a verla, el metro es un lugar muy especial incluso para la música, tengo mil historias sobre metros y música... besos Anouk!

Pepe Derteano dijo...

No sabía que me leías. Me acabo de convertir en un incondicional tuyo Manuela. Espero ver esta semana la película que comentas. La que nombras la vi hace 15 o más años. Me acuerdo que el protagonista era un genio tocando el violín, pero un día decidió dejar su carrera para irse al metro a tocar. No recuerdo bien el porqué. Creo que un amigo se suicida y le había prometido grabar un disco o algo así. Lo que sí me acuerdo es que se cansa de tocar para la gente culta. Tenía algunos demonios interiores. Quería que su arte fuera para una mayoría, o algo por el estilo. Escribes muy lindo. Muchos besos desde Lima, Perú. Ahhhh..... y estás para comerte con un buen vino blanco.
Pepe

Manuela dijo...

PEPE DERTEANO: qué lindo! gracias por los piropos aunque desgraciadamente ésa que ves es una modelo que nunca envejece, por eso la elegí!!! yo soy más linda todavía jajaja! la peli de El violinista o como la tradujeran -la vi en francés- es bellísima y sobretodo recuerdo que la música era sobrecogedora y la historia del metro me conmovió, cuando le rompen su violín que era lo único que le quedaba en la vida, en fin tengo que recuperarla y volver a verla con un buen vino blanco o tinto! saludos!