my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 18 de enero de 2010

Por qué besamos las mujeres?

Si vas a ponerle los cuernos a tu marido, ten cuidado, llegan las DECOFE, Detectives Comando Femenino, y son implacables. Probablemente ya estén en el mercado español y ni tú ni yo nos hayamos enterado hasta ahora. Una de sus fundadoras cuenta que trabajaba para una sociedad de detectives masculina desde los 16 años, pero empezó a ver que su trabajo no daba nunca frutos, y no entendía el porqué. Hasta que decidió investigar a sus propios compañeros hombres, y descubrió que vendían los reportajes a los investigados.

Se lo contó a su jefe bien indignada, y le dijo que o ellos salían de la oficina, o ella recogía sus cosas. Y adivinas, no? Se quedó en la calle. Ahí fundó esta agencia femenina de detectives, donde los hombres no están admitidos como personal confiable. Si estás en paro y eres fémina, atenta al dato. Podría ser la próxima aventura de tu vida, detrás de una peluca y un teleobjetivo en tu anillo de casada.

Melina Paco, la detective en cuestión, dice que no se fía de los hombres porque se venden al mejor postor y les da igual la finalidad del asunto, si el investigado paga más por las fotos cambian de cliente. Y que, en cambio, las mujeres son más fieles al proyecto y a sus ideales.

Sin embargo, cuando ella empezó la mayoría de casos investigados eran de hombres infieles, y ahora se ha dado la vuelta la tortilla. El 70% de los casos que investigan son de mujeres infieles. Ahí le cambia un poco la mueca orgullosa del rostro, porque no sabe qué pensar del asunto. Pero así es.

Y yo me pregunto: nos hemos vuelto más frívolas, más independientes, o más seguras de nosotras mismas? Por qué los engañamos cada vez más? Y si los engañamos, es para deshacer nuestra relación de pareja y reiniciarnos, como un ordenador viejo que se apaga y se autoinstala un nuevo programa, o bien se trata de sexo por sexo, o de sexo por ternura, o de sexo por pasión, y no queremos ni pensamos en dejar a nuestro partner?

Me he puesto a pensar y entre mis amistades y conocidas he encontrado los siguientes casos. Tengo a la infiel que empezó por aburrimiento de su matrimonio y se ha enamorado hasta las trancas, pero mantiene que no quiere dejar a su marido. Hoy me encontré con otra, que sí ha dejado al suyo después de quince años juntos y una niña muy pequeña, porque no lo aguantaba más y porque además ha aparecido otra persona en su vida y está enamorada como una colegiala. Y hombres que han vuelto a casa de su madre porque su mujer les dejó tirados conozco unos cuantos también (al margen, me pregunto porqué los hombres se vuelven a casa de la madre cuando se divorcian, dios). Se acabó el pobrecita chica que se queda con dos niños y una ridícula pensión alimenticia porque su marido se largó con la fulana de la secretaria/enfermera/asistente personal.

Luego están las pelis. Meryl Streep se acuesta con su ex cuando él se vuelve a casar. Y seguidamente le cambia por un arquitecto de mejor pasta moral en No es tan fácil. Y los hermanos Coen han vuelto a la carga con un tipo al que su mujer deja por un rabino cuando menos se lo espera, en Un tipo serio. Chicas, estamos definitivamente de moda, en toda edad y religión.

Dicho lo cual, y a pesar de todos los lugares comunes, yo sigo pensando que la mujer cuando besa es que besa de verdad, y a ninguna le interesa besar por frivolidad. Olé.

8 comentarios:

Jo Grass dijo...

Estoy convencida de que las mujeres que asumen el sexo con absoluta frivolidad , como lo han hecho los hombres toda la vida, es poque están solas y a nadie le amarga un dulce, o ninguneadas porque el marido no les hace ni caso, o lo hacen por venganza: ellos han sido infieles primero y quieren devolverles el gesto.

En fin, lo de las agencias de detectives es surrealista. Hace poco leí sobe una muy famosa en la que se encargan de fabricar las coartadas a los infieles, con un despliegue de medios espectacular.
¡Cómo está el patio, señoras!

Iván López dijo...

jajaja. La verdad es que es muy surrealista sí lo de la agencia de detectives. da para una película cómica y todo.

HOmbre, creo que las mujeres cada vez más les gusta tener sexo por el sexo ahora sí, no lo considero frívolo. Es una opción como otra cualquiera mientras ambas personas se respeten. Considero que si una muejr opta por acostarse con un hombre es porque algo de él le atrae. No sé..

Un beso.

Anouk dijo...

está claro que hoy en día las mujeres y los hombres tenemos la misma vida social.Ya casi no existen las mujeres amas de casa, hombres y mujeres trabajamos, hombres y mujeres quedamos con nuestros compañeros del instituto mientras el otro se queda en casa cuidando a los niños,,,, y claro, se presentan mil oportunidades que ya decidirá uno-una si es aprovechada, sexo de "si te he visto no me acuerdo, aventura romanticona de un fin de semana o relación de pareja paralela al matrimonio.En fin, que para éso el hombre y la mujer si que tenemos las mismas opciones y éso me gusta .Pero y pese a los mil palos que me he llevado ,sigo creyendo en el amor,así que quiero pensar que existen parejas fieles que , pese al aburrimiento y pese al paso de los años , cuando se presenta una tentación se lo piensan dos veces ...

Mamareciente dijo...

Me ha resultado curioso lo que cuentas. De verdad hay ahora más infidelidades de mujeres?

Manuela dijo...

ya te digo, mamá reciente, las estadísticas le han dado la vuelta a la tortilla, ahora son mayoría por lo visto, según el estudio de esta agencia de detectives, ellas son el 70% de las infidelidades denunciadas...

Mamareciente dijo...

Eso si que es igualdad, y lo demás son tonterías

Carlos dijo...

"Nihil novum sub sole" siempre ha habido mujeres y hombres infieles.... quizás ahora se esconda menos. Eso está bien. Además infie es una palabra tan fea.... Una mujer o un hombre sólo pueden ser infiel a si mism@s y si se acuesta, besa, acaricia, abraza o intima sexual o sentimentalmente con otr@s más allá de lo "socialmente" permitido por algo será....
¿Qué tal el sueño con Obama?

Manuela dijo...

pues no se ha repetido, Carlos... ahora sólo le veo por la tele, qué ingrato...