my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



viernes, 16 de julio de 2010

Malas noticias


Te acuerdas de esos viajes en avión, en que te quedabas dormido o dormida, y de repente te despertabas, mirabas a tu derecha y tu novio dormitaba o leía, mirabas a tu izquierda y plaf... el universo a tus pies, con sus nubes de algodón, su sol violáceo, su poquito de movimiento, y el silencio de fondo? Algunos veían la tele con auriculares, pero tú te podías permitir el lujo de soñar un rato, de pensar en tu futuro, de escribir unas notas que siempre postergabas por falta de tiempo y exceso de ruido ambiental... si acaso alguna azafata te ofrecía un zumito o un vaso de café en un vuelo transoceánico, pero por lo demás... maravilloso mundo interior al que dar rienda suelta mientras te hallabas suspendido entre pinto y valdemoro.

Pues amigos, se acabó! El Ministerio de Industria, en connivencia supongo que con altos intereses de Estado y monetarios, ha aprobado una orden que permite el uso de aparatos teléfonos móviles en los aviones. Habrá mayor desgracia? Al cuerno con las puestas de sol, los silencios infinitos y las cabezaditas. En cualquier momento podrá sonar el condenado aparato y recordarte que te dejaste un trabajo por terminar en  la oficina, o que los niños ya han salido del colegio, o que tu madre ha tenido visita con el médico. O aún peor, recordárselo a tu vecino de asiento.

Primero invadieron los trenes. Después los metros. Ahora la han tomado con los aviones. Dónde tengo que meterme para estar  un ratito agusto conmigo misma? Queda alguna  playa sin movilizar por favor?

22 comentarios:

elblogdelino09 dijo...

Interesante noticia, aunque estoy contigo en que es una putada joder. besos

Mario dijo...

Si hay algo que me pone nervioso cuando viajo en tren (lo hago con mucha frecuencia)es la gente que automáticamente cuando se sube llama y habla de tal forma que todo el vagón los escucha. Cierto es que hay gente que lo hace de forma disimiluda pero hay otras que...

Y ahora en los aviones... El móvil crea adicción y gracias a Dios mis vicios son otros...

Besos!

DIEGO dijo...

Bueno, creo que llamar va salir muy caro... Creo que 4 veces más que una llamada normal. Así que eso retraerá llamar. Pero de todas las formas una mala noticia...

Carlos dijo...

Creo que los telefonos moviles en la parte de arriba o al ladito derecho tienen un botoncito de encendido/apagado. Así que siendo eso así, tal y como cuentas, cogere la costumbre de subir al avión apagarlo. Seguro que así no toca nadie los cojones. (bueno nadie menos el vecino de la silla de al lado que se pondrá a hablar a gritos de cualquier estupidez sordida y aburrida. o que se creera un megamaxisuperimportantisimo ejecutivo de cualquier empresa/sucha y que seguro tiene un asunto que no puede de ningún modo esperara a aterrizar -curiosamente hasta ahora esperaban- ) alguna ley que permita tirar a esos idiotas en vuelo?

Manuela dijo...

ELBLOGDELINO09: una grande y libre! besos!

MARIO: pues que sigas con los otros vicios, porque así es, la gente con tal de no quedarse a solas ni un segundo... mi exjefe nos llamaba a cualquiera de nosotros para cualquier tontería siempre que estaba en salas de aeropuerto o en el coche con el altavoz, y es que se aburren si piensan en su vida, no se me ocurre otra explicación! ahora llamará a sus empleados también en pleno vuelo, y como pagarán las compañías pues hala a gastar!

DIEGO: bienvenido! lo que digo, retraerá a la María de turno que llame a su Pepe para que no se le quemen las croquetas, pero la Luisa que llama pagando la empresa porque pa eso es ejecutiva first class... de ésa no nos libramos!

CARLOS: lo malo será que ni siquiera el supermegaejecutivo se sentirá libre para apagar el bicho, porque en su empresa sabrán que lo ha apagado y caerán sobre él los demonios a la vuelta... es como ahora, que ya no le puedes decir a tu vecina pesada 'uf, es que salí'... se han apoderado de nosotros lentamente, y no nos hemos dado ni cuenta!

Luna. dijo...

Pues si, reconozco que desde el 97 que tengo móvil, y que me cuesta imaginarme antes cuando no lo tenia. Pero tambien reconozco, y más últimamente por los cambios que ha habido en mi vida, que lo uso bien poco, pero poco, poco!!!
Y son una verdadera lata cuando, como dices, te apetece relajarte un poco y no escuchar a gritos la conversación del supermega ejecutivo del asiento de al lado.
Nos han creado necesidades y lo bueno es que tambien nos han hecho creer que no podríamos vivir sin ellas.
O ellos son muy listos, o nosotros muy tontos!
Un beso!!!

Treintañera con hijo dijo...

Ya había oido la noticia y llevas razón que para un sitio donde se podía estar a salvo de los móviles lo quitan. Pero la economía manda y si ven negocio aprueban lo que haya que aprobar. Por otro lado creo que la llamada va a salir por un ojo de la cara asi que me imagino que la gente se cortará un poco, y seguro que también cobran por que te llamen por lo que no creo que vaya todo el avión hablando.

luismi dijo...

Como sigamos así, tendremos que colocarnos auriculares con los sonidos del silencio.

Besos

Héroe de Leyenda dijo...

Luismi ha dado con la solución. Pésima noticia salvo que el avión se caiga y podamos llamar para despedirnos. Suena terrible verdad?


Un beso

Anónimo dijo...

Insoportable! no tanto por la musiquita como por las conversaciones a voz en grito, que soy la primera ¿eh? que tengo cierta manía de subir el tono de voz cuando hablo por teléfono, reminiscencias supongo.

Como vuelo poco la noticia tampoco me hunde, pero como viajo mucho en tren establecería por ley una cabina para conversaciones telefónicas que nos dejarán vivir las cinco horas que te puedes pegar en un tren. Aunque también es cierto que a veces el tema resulta hasta divertido. Recuerdo un viaje al norte en bus, ya media tarde-noche, cuando sonó un móvil. Contestó un hombre de voz estentórea y edad previsible en los 60, quien sin el menor recato nos tuvo entretenidos el resto de las dos horas del viaje. Al principio la gente carraspeaba pero como la conversación no tenía desperdicio, me río yo de Falcon Crest, al final estoy segura que todos seguimos apasionados el infarto de su hermano, la faena de que su cuñada la monja hubiera decidido hacer el sacrificio de pasar la noche en el hospital, de que había descubierto la manera de soportar la jubilación al lado de su mujer diciéndole a todo que si, del fraude en los productos que se servían en los comedores escolares (al parecer está en el negocio), etc, etc. Vamos, yo hasta dejé el libro que llevaba.

Dio tantas pistas sobre él que no me costó nada en cuanto llegué ponerme al cabo de la calle de quien era y su vida. Para que luego se monte lo que se monta con el tema de la privacidad, je!

En el fondo yo creo que todos somos un poco exhibicionistas.

Cris

Lola dijo...

Pues lo mque faltaba! ya lo había oido y me fastidia un montón porque yo ya no viajaba en avion por miedo pero ahora me voy a Brasil a final de Agosto. Yo lo apagaré...pero que harán mis vecinos de asiento?
Te mando un beso muy fuerte. Lola

Anónimo dijo...

Tengo una relación de amor-rechazo con los aviones. Para mi son la puerta de las vacaciones, muchas veces. También me dan miedo. Para mi son lugares especiales, para mucha gente una rutina más. Recuerdo que he tenido que repartir empujones a mis compañeros de asiento tanto en aviones como en coches de línea, sólo que en el primero fue a un japonés tintado de pelirrojo y pasado de tintorro, y en los segundo a una abuelilla pesadísima y caradura que se empeñó en dormir sobre mi hombro. El japonés no, se durmió todo tieso, pero cómo roncaba el tío. Total, que se me rompe el encanto-espanto del momento avión con esta gente. Faltaba que le sonara el móvil al nipón empelotado, ay.

Un saludo y que tengas buenas vacaciones cuando las tengas ;).

Susana

Manuela dijo...

LUNA: yo creo que han hecho un buen trabajo los duendes 'quita tiempo' porque han conseguido que nos olvidemos de esos momentos de silencio que tan ricos son para crear/pensar/reflexionar... ya no necesitamos ni tele ni videoconsola, con un móvil lo puedes tener todo incorporado para no perderte ni un minuto!!! besos!

TREINTAÑERA CON HIJO: tranquila, que cuando vean que es negocio, ya irán bajando las tarifas! yo la primera vez que escuché sonar un móvil en el metro casi lo rompo, pero ya ves ahora está instalado bajo tierra como si tal cosa...

LUISMI: qué bueno, me encanta tu idea, por favor paténtala y consígueme uno!!!

Manuela dijo...

HÉROE DE LEYENDA: efectiviguonder, Luismi ha dado con la mejor solución, seguro que nos cobran una pasta por escuchar el silencio, igual que te la cobran por beber agua de marca en un restaurante fashion! saludos!

CRIS: toda la razón, a veces vale la pena dejar el libro para escuchar la conversación telefónica de tu vecino, así ya no hace falta imaginarse la vida de la gente que te rodea, ellos te lo cuentan sin ningún pudor porque hay que ver lo que elevan la voz, como bien dices!!!

LOLA: qué maravilla, a Brasil! bueno tranquila que de aquí a agosto con suerte las compañías de móviles todavía no han llegado a un acuerdo con las compañías aéreas para las tarifas de la telefonía de altos vuelos...

Manuela dijo...

SUSANA: pues bueno, entonces ya no tienes nada que temer, no hay nada peor que un vecino de viaje que ronque!!! buenas vacas tú también!

Anónimo dijo...

Vacaaaaaaciooones...con el tono de Homer Simpson delante de una rosquilla, y también se me cae la baba. Para más adelante, sniff, secuencia de acontecimientos, embarazo, paro, niño, paro, de repente trabajo -joer a buenas horas, si llevo 3 años buscando ese trabajo, y ahora que estábamos tan agustito-, niño, trabajo, vacaciones lejanas, ay. Pero la próxima vez que vaya en avión me acuerdo de tu receta ;).

Susana

Claire dijo...

La verdad es que bien mirado, el móvil es un completo controlador. Antaño (que no hace tanto... ) salías de casa, y no estabas, ahora vayas donde vayas, estás. Y si no lo coges ya te están pidiendo explicaciones y soltándote la típica frasesita insolente "yo no sé para qué llevas el móvil..." aaarrrg...
Y ahora en los aviones... yo me llevaré mis tapones para los oídos, no me vayan a fastidiar mi siesta ;-)
Besos.

Pilar dijo...

Me temo que en el viaje de ida no te salvas, en el de vuelta te queda la escusa de haber olvidado el cargador, claro hasta que realmente todos sean compatibles, entonces daremos la bienvenida al Gran Hermano definitivamente, glups.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Bueno Manuela, ya he regresado de mis pequeñas vacaciones y paso a saludarte, estoy de excursión por todos mis blogs y sin avión ni móvil. Las monjas también usamos el móvil para casos muy necesarios, sobre todo si salinos lejos con el coche.Pero te doy la razón que es una invasión muy agresiva del espacio del silencio. Incluso en plena eucaristía más una vez suena el móvil de algún fiel y lo atiende allí mismo, ni tan siquiera se le ocrre de salir fuera de la iglesia para atender a su llamada. Se ha convertido en un uso vicioso sin ser conscientes de ello.
Aprovecho para agradecerte tu visita tan inesperada en mi espacio y tu testimonio . espero verte con más frecuencia por mi casa que también es la tuya.
Un abrazo
sor.cecilia

Manuela dijo...

CLAIRE: síiii así es! si no lo coges encima te critican y te ponen cara de 'tía si no quieres hablar conmigo dímelo a la cara'... hay que fastidiarse!

PILAR: uy yo diría que el GH hace rato que habita entre nosotros, piensa que casi todo lo que hacemos es grabado por alguna cámara, sea de google earth o sea de la policía para protegernos o sea de cualquier empresa bienintencionada que quiere controlar nuestros hábitos, consumo o agresividad... hasta en las guarderías hay webcam ya, pobres críos...

MONJA DE CLAURURA ORDEN DE PREDICADORES: hola Cecilia, sí, la verdad que la primera vez que vi una monja de clausura con no un móvil sino dos, me impresioné mucho, cierto es que era la directora o superiora del centro y eso la obligaba a estar en contacto con el exterior, pero no dejaba de ser chocante para una forastera como yo... en la eucaristía? qué maleducados... un abrazo

Juan Rodríguez Millán dijo...

Y yo que apenas uso el móvil... Lo malo de todo esto es lo que decís del precio. No porque me parezca caro, no... ¡Sino porque va a enriquecer todavía más a las compañías telefónicas que tanto nos timan a diario!

¿Has pensado poner un inhibidor de frecuencia en tu casa...? Porque yo me lo estoy planteando de verdad...

Manuela dijo...

JUAN RODRIGUEZ MILLÁN: bueno, yo sí que me confieso móvil-adicta, no sé salir de casa sin el aparatucho ése, y a veces es muy útil tengo que admitirlo, pero me gusta pensar que hay reductos de intimidad donde no funciona, así me evito el dilema 'lo enciendo o lo apago?'... saludos!