my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



miércoles, 20 de julio de 2011

A tu imagen y semejanza


Tú crees que cuando buscas en google 'bodas' o 'escándalo Murdoch' te aparece lo mismo que a mí? Pues te equivocas, y no depende sólo del día y la hora en que introduzcas la palabra en tu ordenador, sino de tu ordenador mismo. Ese que te acompaña día sí día también, que te consuela cuando no tienes ni perro que te ladre y te busca amantes virtuales para que no te sientas solo en las noches frías. Ese, en realidad, es tu espía. Te analiza y procesa la información que le confías calladamente, y el día menos pensado te conoce mejor que tu pareja y hasta que la madre que te parió.

Roger Cohen lo cuenta estupendamente para el suplemento New York Times que trae los jueves El País. Tiene que ver con un algoritmo que las búsquedas utilizan para individualizarte y tratarte de modo personalizado. Conocen tus gustos y tus filiaciones políticas, de  modo que la información que te ofrecen cuando quieres ampliar tus conocimientos es más de la misma cuerda. En vez de llenarte la cabeza con ideas opuestas a las tuyas, lo que podría contrariarte, te bombardean con más de tu misma forma de pensar el mundo. Si eres de derechas, tu búsqueda sobre el cambio climático no dará los mismos resultados que si le has demostrado al ordenador que eras de izquierdas -o lo que quede de eso-. Y si eres ecologista, pues no encontrarás lo mismo sobre la tala de árboles en Islandia que si eres el jefe de una petrolera.

De este modo, igual que los de derechas escuchan las tertulias de Onda Cero y los de izquierdas las de La Ser -resumiendo mucho- porque lo que quieren es reforzar lo que  ya sabían y así se quedan más contentos, y leen El País o el ABC en función de las mismas variables, y jamás he visto a nadie que termine una discusión pensando diferente a como la empezó, pues Google ha optado por la misma variante: darnos la razón.

Dice Cohen citando a Halpern en un artículo titulado Control Mental e Internet en The New York Review of Books que una de las "numerosas consecuencias insidiosas de esta individualización es que, al adaptar la información que recibes a la percepción que tiene el algoritmo de quién eres, una  percepción que elabora con 57 variables, Google te  dirige hacia el material que reforzará con más probabilidad tu propia visión del mundo, tu ideología y tus convicciones".

Información individualizada igual a ciudadanos idiotizados y ensimismados en sus propias creencias. Así que tampoco la red nos abre fronteras, sino que nos convence de que somos los más listos de la clase y nuestras ideas las mejores.

Intentar salir de ahí sería como si Truman -por El show de Truman- hubiera conseguido romper el papel de azul cielo que vestía el final de su mundo.

9 comentarios:

Amparo dijo...

Compro a menudo muebles por internet para mi casa de pueblo y desde hace unos meses a cada pagina que accedo me sigue el anuncio de la empresa a la que se los compro, de una manera constante encuento sus ofertas allá donde voy, al principio no reparé en ello pero cuando invariablemente vi que se repetia en plan "atrapado en el tiempo" me asusté de veras...
Un beso Manuela

Manuela dijo...

AMPARO: es escalofriante, si nos siguiera un tío por la calle de ese modo le denunciaríamos a la poli, pero como es por internet no nos damos cuenta y si nos damos nos parece normal, estos pesados de la publicidad!!! qué fuerte... como dice mi amiga Cristina, habrá que mirar de todo para despistar al Gran Hermano!!! un beso

Alakrana dijo...

Muy interesante !!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

No lo había leído, pero lo buscaré porque suena interesantísimo, como tus reflexiones.

Esto forma parte de este tipo de cosas que uno siempre se imagina en sus percepciones más paranoicas pero de lo que casi nadie se atreve a hablar en un medio de comunicación. Menos mal que también me da por visitar páginas con las que no soy muy afín. ¡Mi ordenador se va a volver loco!

Manuela dijo...

ALAKRANA: sí, escalofriante...

JUAN RODRÍGUEZ MILLAN: voto por desconcertar a nuestros PC's todo lo posible! un abrazo...

Anónimo dijo...

La verdad, lo único que siento de todo esto, es no poder aprovecharlo. Si me cambio de domicilio tengo que decírselo a los del Ayuntamiento, avisar en tráfico, cambiar el pasaporte, modificar mi centro de asistencia de la Seguridad social... todo esto escribiendo una y mil veces mi nueva dirección, gastando mil y una mañanas haciendo cola, y haciendo que funcionarios diferentes me hagan dudar de la precisión con la que transcriben mis datos. Todo este Gran Hermano que nos rodea, que la verdad me produce una profunda indiferencia, no lo podría usar la administración para evitarnos idas y venidas a los ciudadanos, y ahorrarnos funcionarios que copian y recopian los mismos datos?
La tecnología sigue siendo un arma de dos filos...
Besos

Manuela dijo...

ANÓNIMO: di que sí, que cambiar de domicilio es una pesadilla, pero peor es cambiar de compañía telefónica, y estos son los que controlan los accesos de internet, todo es una trampa... besos

Carlos dijo...

Es curioso... cada vez tenemos más información, esteril, estupida e innecesaria y menos criterio propio....

Igual ese criterio propio en lugar de buscarlo en los brazos del Dios Google y los manipulados periodicos de cada día lo tendriamos que buscar en algún otro lugar.
Se me ocurre ahorita que es verano y que el calor y el sol radiante no acaban de llegar, que una playa desierta o un bosque que esconda en los estambres de sus plantas magias y sueños sea un lugar más apropiado para buscar.

Manuela dijo...

CARLOS: infinitamente, a mí si me pierdo que me busquen en una playa... buen verano!