my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



martes, 5 de julio de 2011

Mono eres y en mono te quedarás


Vivo entre la duda y la incredulidad. Y si no soy lo que creo ser? Y si no formo parte de la comunidad a la que creo que pertenezco? Le pasó a una chimpancé en los años sesenta, a la pobre la criaron entre seres humanos para estudiar sus comportamientos, y cuando le hicieron caer en la cuenta de que era una simple primate, la pobre entró en depresión. Había vivido entre personas ergo se sentía una más entre ellas. Su entorno socioecómico y educativo era el de los humanos y no el de los monos. Por mucho que su genética jugara en contra.

Ahora la CEOE, la patronal de los empresarios, con no sé qué fines, ha elaborado un informe desde su think tank Instituto de Estudios Económicos, titulado Educación y Formación Profesional, en el que afirma sin rubores que el determinismo genético de las personas es más influyente en su educación que el propio entorno social y económico en el que sobreviven.

Y por qué la patronal paga ahora por estudios sobre la educación y sus factores condicionantes? Será que quieren justificar que el recorte del gasto público en Educación no influye en el rendimiento académico de los escolares porque, se invierta en ellos lo que se invierta, su desarrollo intelectual está determinado por su biología y cromosomas? Será posible? Y sino, a qué se meten ahora a estos menesteres?


Soy la primera convencida de que la genética determina aproximadamente el 50% de lo que podemos ser. Atención a la cursiva. Como dice la catedrática MP Jiménez Aleixandre para El País de ayer lunes, 'la expresión de los genes es el resultado de los genes y el ambiente'. Y pone un  ejemplo: podemos tener una genética que potencialmente nos lleve a ser altos. Pero si no gozamos de una buena alimentación y condiciones sanitarias aceptables, nos quedaremos canijos por mucho que los genes nos pudieran haber llevado a las ramas de los árboles. Igualmente, podemos tener facilidad para la escritura, las matemáticas o la pintura, pero si nadie nos pone los instrumentos en las manos para desarrollar esas predisposiciones intelectuales, nos quedaremos en proyecto fallido de matemático o artista.

No hay que ser Einstein para entenderlo.

Luego la CEOE abunda en el fango y arremete contra los horarios escolares. Resulta que la  culpa de que yo, como  madre  trabajadora de multinacional, tenga unos horarios incompatibles con los de la escuela de mis hijos, no es de la empresa para la que trabajo como una perra, sino de las puñeteras  profesoras  de mis hijos, que son feministas y reivindicativas y han conseguido reducir los horarios escolares de modo que mis hijos salen de estudiar como cuatro horas antes de lo que deberían. Ellos salen a las cinco de la tarde y yo a las ocho o las nueve de la noche. Pero no es que mi horario esté mal y que no sea sano que uno viva por y para trabajar. No es que la empresa privada tenga que hacer examen de conciencia para ver porqué tiene que  hacer tantas horas para producir lo mismo que un alemán en la mitad de tiempo.  No. Es que las mujeres profesoras de escuela han conseguido que los niños no vivan en el colegio día y noche como deberían, para no perjudicar la productividad de sus padres.

En definitiva, que lo que está mal no es que yo me pase el día en la empresa  de sol  a sol, y no vea más luz que la del neón de mi oficina y la de los coches en la carretera de ida y vuelta del curro. Lo que está pésimo es que mis hijos no hagan el mismo horario que yo en sus colegios, de  modo que así mi jefe no padecería mis prisas  por salir a recogerles ni tendríamos que pasar las tardes en actividades tan poco rentables como jugar en  el parque o comprar juntos en el super. 

Luego se quejan de que los niños crecen solos y se  pasan el día frente a la videoconsola o se desnudan por internet para pagarse unos extras.  

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Manuela, tienes tanta razón, que lo que es incomprensible es que a estas alturas sigamos con este debate.

Pero seguiremos... yo que trabajo entre mujeres con una media de edad entre los 25-30 años veo con impotencia que cada vez que saco el tema de vacaciones e incluso a veces horarios con ellas por el tema de los críos se me miran con cara de bueno, vale... y mira que me llevo bien con ellas, pero da igual que esgrimes el argumento de que es bueno también para ellas porque en un futuro tendrán los mismos problemas. Sin embargo existe siempre como una especie de resorte mental por el que, a determinada edad y circunstancias, piensas 'a mi no me pasará esto, seguro que puedo con todo, que me organizaré mejor que otras, etc'.

También, si soy sincera, hubo unos años en que yo lo pensé, y solo cuando te das de bruces al tener niños, seguramente en unas circunstancias menos idílicas que las que te imaginabas (dinero, padre amantísimo, familia disponible y amigos vocacionales) y con un tipo de 'preocupación y ocupación' que no puedes imaginar hasta que los tienes, supone que hasta que no llegas, y solo los que llegan, comienzan a darse cuenta de lo que tu, tan acertadamente, comentas en tu blog.

Un abrazo

Cris

Enric Pérez dijo...

Esto me recuerdo cómo se hecharon como lobos encima de la Merkel cuando dijo que los españoles trabajaban menos, y salieron todos en tromba, ZP el primero, para decir que el español trabajaba más horas que el alem´n y blablabla y sacando pecho. Lo que se le olvidó a ZP (y la Merkel no explicó bien o la tradujeron mal) es que el españolito sí está más horas en el curro, pero no las trabaja todas ni por ensalmo. De hecho, no produce ni la mitad. Por eso (y por más cosas) Alemania está donde está y Españistán, pues eso.

Manuela dijo...

CRIS: todas hemos pensado 'vaya pringada, a mí no me pasará eso cuando tenga hijos' y luego hemos caído en las mismas cosas... pero como tú bien dices, sólo cuando los tienes entiendes de qué iba el asunto, y lo de 'ocupación y preocupación' es cien por cien así... besitos

ENRIC PÉREZ: sí, Enric, yo pensé como tú, que el alemán produce más en menos horas, porque yo estoy harta de estar en empresas donde lo importante para el jefe es que le eches horas, aunque sea de pasillo o de café, pero horas... así él puede llegar a su casa después de que los niños estén bañados y aseados y dormiditos y verlos tan lindos... es un tópico pero entre jefes sigue sucediendo, aunque afortunadamente entre empleados cada día son más los ellos que también van a casa corriendo para llevar al parque a los niños y bañarlos y darles la cena... pero las empresas a su rollo, no entienden de vida familiar y les parece que cuantas más horas estés calentando tu silla de oficina más producirás, mientras no cambie esa mentalidad de cromañón... deberíamos cobrar por productividad y no por horas trabajadas... sería una locura pero seríamos más Alemania y menos Spain is different...