my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



martes, 6 de septiembre de 2011

Te arrancaré la piel a tiras


La piel que habito no está mal. Confortable y eso. Pero se ha ensanchado tanto que no me vendría mal un cirujano Banderas que la pusiera firme, tonificada y prieta. Claro que si el precio a pagar es que me arranque primero la mía a tiras y me reconstruya retal a retal, me lo pienso. El resultado se llama Elena Anaya y está flaca como una espátula, tiene labios de terciopelo y ojos de avellana. Y una flexibilidad que ni mi hija de seis meses de tanto meterse sesiones de yoga non stop y romper vestidos de mujer.

Entre fascinante y repugnante. Por momentos me quedé pegada a la silla embobada mirando la pantalla de cine, y en otros ratos deseé huir de ahí pensando que Almodóvar se había convertido en el sádico Lars Von Trier a la española.

Mientras tanto y como  no he conseguido un cirujano a lo Antonio Banderas, ya digo, sigo revisando dietas. La Duncan o protéica parece de las más efectivas. Dicen que te machaca el hígado, pero comparado con las actrices que se quitan una costilla para adelgazar, lo del hígado no parece tan grave. Todo por la magia de lucir un culo de veinte a los cuarenta. Combinada con el yoga de Elena Anaya y un encierro en condiciones, podría dar resultados nada desdeñables. Y una pantalla en donde te veas reflejada cuatro por cuatro de forma que cualquier redondez que te aparezca te torture al cuadrado. Tu hombre, al otro lado del espejo. Sabiendo lo que comes, lo que lees, si te masturbas, si sueñas, en versión cinemascope.

Y sin embargo, el mejor adelgazante sigue sin ser la cirugía, sino un buen ligue cachas y despampanante. No lo digo yo, sino los hechos consumados. Mi estudio de mercado más  reciente me ha llevado a comprobar que mis tres amigas que han adelgazado de forma más espectacular en el último año, han dejado a sus maridos e hijos por un tórrido affaire de última hora. Lo que todavía no he descubierto es si el  affaire ha sido el huevo o la gallina, la causa o el efecto de tan estimable e inmejorable condición física -de la psíquica no estábamos hablando-. Han aparecido brillantes por fuera como un papel celofán, de finos contornos y con cintura de avispa. Las tres coinciden en culpar al deporte de su aspecto. Pero yo hice footing este verano y lo único que he conseguido es lesionarme una rodilla.

11 comentarios:

Enric Pérez dijo...

Jajajajaja, está demostrado que el deporte no adelgaza, o sea que tus amigas han de buscarse otra excusa. Más bien es el estrés que la nueva situación provoca. Te puedes comer un elefante y adelgazar. Yo viví una situación parecida. De la película, ya tengo ganas de verla, Almodovar siempre me ha tirado.

Saludos.


PD: He visto que te has estrenado en Twitter y "meapuntao"

Manuela dijo...

ENRIC PÉREZ: guay! las tecnologías llegan a mí, soy lenta como el caballo del malo pero voy llegando... estoy contigo, no hay nada para estirar el cuerpo como el estrés y la excitación de un amor prohibido y cogido al vuelo, sin olvidarnos del sufrimiento que también provoca toda esta situación para la que o el que lo vive... Almodóvar siempre vale la pena... saludos, te veo en twiter, claro que no gustará porque hoy voy a atacar con la política linguística que no puedo aguantarme más...

Lola dijo...

Es verdad que la química del enamoramiento te adelgaza y te hace sentirte bien y estar guapa, no se muy bien en que orden.
Yo he adelgazado en seis meses seis kilos. Léete la dieta Montignac y aficiónate a los glúcidos bajos. Hazme caso. Es la dieta mas sana que existe.
Me voy al cine a ver la peli de Almodovar. Un besito Lola

Carlos dijo...

Pues eso... Lo puedes decir más alto o escribirlo en MAYUSCULAS, pero más claro no se puede.
Supongo que la clave de adelgazar es comer poco de todo y mucho de nada (don Quijote dixit) y la famosa dieta del cucurucho (cultura popular dixit)
La peli.... sigo pendiente de verla

Manuela dijo...

LOLA: glúcidos bajos? qué será eso? vale, la buscaré, aunque ahora estoy por la dieta protéica... a ver si te gusta la peli... besos

CARLOS: dieta del cucurucho? tampoco sé cuál es... tengo poca cultura popular, ejem, y de la otra también... abrazo

Anouk dijo...

antes he escrito algo pero no sé que ha pasado..Os decía el gran placer que produce una cervecita fresca y una bolsa de patatas fritas despues de un rato de deporte, en buena compañía o en un día caluroso,son los pequeños placeres de la vida , que no hay que perderse , por lo menos durante el fin de semana.Tambien decía que tengo pendiente ver la peli de Almodóvar.

Anónimo dijo...

Pues si, por desgracia lo de "mujer de 40 con hijos que de pronto enloquece y lo deja todo por una aventura de pasión..." está a la orden del día. O al menos en mi círculo más cercano. Digo yo que serán ciclos o algo así.
Cada vez somos menos responsables, menos consecuentes, más reivindicativos y más indignados.

Morhernwitz

Manuela dijo...

ANOUK: pues sí, sobretodo en compañía el aperitivo es una gran cosa, aunque no es por fastidiar pero escuché en la radio que las patatas fritas son veneno puro para el estómago, por hidratos y por fritas... qué le vamos a hacer, peor es un cigarro... Almodóvar es un clásico, siempre vale la pena creo yo... besos!

MOHRENWITZ: bueno, volverse loca a los cuarenta quizá es un ejercicio de responsabilidad... indignarse es una capacidad que no deberíamos perder nunca, como la imaginación o el asombro y no digamos la duda... hala, a trabajar! abrazo

Fiebre dijo...

Pues te cuento.
Me explicó una vez el médico de mi empresa, en la que hay desde hace unos años más separaciones matrimoniales que gotas de agua en el mar, que el adelgazar es un síntoma de "libro" de un transtorno de ansiedad.

Las dos causas por este orden son:
La muerte de un ser querido
Un divorcio.

Y así, aunque vivan un tórrido romance otoñal no es éste el motivo de adelgazar por "quemar calorías extras" sino todo el proceso emocional y de estress que se ha pasado antes.

También me comentó que si era debidamente canalizado, duraba el tiempo preciso para asimilar el cambio vital...así que no te preocupes, que tus amigas volverán a lucir sus orondas figuras.
:)

Genial y humorística entrada.

Manuela dijo...

FIEBRE: vaya, pues yo he sufrido la muerte de un ser querido y después del embarazo he tenido más estrés del que soy capaz de acumular en una sola persona, pero no me ha dado por adelgazar!!! interesante tu reflexión, supongo que tienes toda la razón pero ya te digo, a mí la ansiedad me lleva a comer!!!

davidar dijo...

Que tal Manuela , hace un año que publicaste esto, nunca es tarde para estar en forma lo que te puedo decir que si quieres adelgazar , entrena box, no sabes el beneficio y lo rapido que puedes perder peso y te calma la ansiedad, este deporte no te machaca el higado pero si tienes que echar el higado entrenando pero lo vas a disffrutar