my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



martes, 13 de diciembre de 2011

Los ojos de Lucía


Ayer estuve en el Centro de Atención Primaria con mi hija. Todavía existen, y no hay que pagar un extra fee por que te atiendan con una bronquitis, pongamos por caso. Llegas, pides cita urgente, y oye tu pediatra te ausculta a la niña durante diez minutos reglamentarios y hasta te receta un genérico sin que tengas que abrir la cartera. Increíble. Diríase que lo has pagado a través de la Seguridad Social, con tus impuestos, pero diríase solamente porque los hay que piensan que esto de 'ir al médico, como es gratis, pues se abusa'. Eso sí, tienen la calefacción a tope y las recetas las han restringido a los mínimos exigibles, no te dan una de más. Contradicciones del sistema público de Salut. Cambiará en cuanto lo privaticen Mas y sus secuaces. Siempre que Alicia Sánchez Camacho se lo permita.

El caso. A lo que iba. Inmediatamente desde que llegamos una niña de unos tres años nos pregunta, nos toca, nos inquiere, nos -casi- agobia con su actividad. Y me empiezo a compadecer de su madre que va tras ella como si fuera una posesa. Y sí, lo que me temía, es una niña hiperactiva, diagnosticada y medicada. La mamá me cuenta que es así desde que se levanta hasta que se acuesta. Que no tiene descanso, que rompe todo lo que pilla, le lanza el mando de la tele a la cara si la contrarían en algo, le rompe un plato si es necesario, la emprende a golpes con otros niños si le quitan sus juguetes. Yo la miro, parece un angelito, es morena de ojos verdes, pobre del que caiga en sus redes. Tiene una sonrisa de chocolate.

La madre está como un tonel, perdón. No sé cómo sigo gorda, me comenta, pero es la ansiedad, que no paro de comer. No descanso ni cinco minutos. Estoy en paro, no la puedo llevar todavía a la guardería porque las públicas no me la han cogido y las privadas no bajan de 500 euros, estoy contando los días para poder meterla en un colegio a los tres años. Mi marido trabaja de 7 de la mañana a 10 de la noche, ni la ve. Y yo, no puedo más. No tengo más hijos, pero es que la pediatra me ha dicho que ni me piense lo de tener otro mientras esta niña no mejore. No podría ni atenderle.

Y entonces, mirando a su madre correr de acá para allá, sin descanso ni sombra del mismo, con la desesperación medida en su cara, esperando una medicación que aquiete a su hija, me acuerdo de que en mi casa no funciona la nevera, se ha escacharrado el calentador de agua y la lavadora no rula, pero todo eso,  mirando a esta madre en paro y sin parar detrás de su hija hiperactiva, ha dejado de tener importancia.

FELICES NAVIDADES BLOGUEROS!!!!!!!!!

19 comentarios:

Mamareciente dijo...

Efectivamente, todas las cosas de las que nos quejamos no tienen ninguna importancia. Aunque nos quejemos. Si los nuestros están bien, todo está bien.

Lola dijo...

Pues claro. Cuando vemos algo peor que lo nuestro, se nos olvidan las penas. Tener un hijo hiperactivo debe de ser un suplicio. Y encima engordar por eso ya es el colmo de las desgracias.... Lola

Anónimo dijo...

O sea, que ves a una madre gorda con una hija hiperactiva y tu condescendencia te hace creer que tu mundo es maravilloso. Bonita forma de desear Feliz Navidad.
Aplicando una sencilla regla de tres, si la mamá gorda se encuentra con otra mamá coja con un hijo con una cardiopatía incurable también pensará que su vida es formidable, no?

MOHRENWITZ

Mamareciente dijo...

Hombre Mohrenwitz, yo creo que no lo has planteado bien...
Creo que lo que no van por ahí los tiros. Creo que no está mal recordarse lo afortunado que se es y saber valorar lo que se tiene. Y por supuesto la salud está por encima de muchas cosas sin trascendencia de las que habitualmente nos preocupamos.

Manuela dijo...

MAMÁRECIENTE: así es! lo que pasa es que quejarnos forma parte de la solución del problema, es parte de la terapia... besos!

LOLA: debe ser difícil, sí... un beso y Felices Fiestas guapa!

MOHRENWITZ: mira que eres bruto, lo que pasa es que a veces ves en otros unas problemáticas que tú no te habías planteado, y relativizas tus problemas, que no quiere decir que no existan, pero relativizas... al menos a mí cuando estoy cansada de no dormir y velar por los niños sin descanso, me sirve para darme cuenta de que que estén sanos es lo más importante y lo demás son chorradas pasajeras... y Feliz Navidad antipático!!!

MAMÁRECIENTE: tu sensibilidad femenina lo ve como yo... felices fiestas a ti también!!!

Juan Rodríguez Millán dijo...

Yo también lo veo así. A mí, de hecho, ayudar a los demás, aunque sólo sea con una palabra amable, me ayuda a olvidarme de todo lo que me agobia. Y, qué demonios, es hasta una bonita manera de ayudarnos o al menos entendernos entre nosotros, ¿no...? Lo importante es que todos vayamos teniendo feliz Navidad, y un feliz enero, y febrero, y marzo...

Manuela dijo...

JUAN RODRÍGUEZ MILLÁN: Feliz Navidad para ti también y feliz entrada de añoooooo!!!

ANOUK dijo...

Lo que pasa es que cuando ves otros probleams relativizas los tuyos y te das cuenta de que ni tú ni tu vida sois el ombligo del mundo.Y éso no significa ser ingenuo,significa ser realista y entender que las cosas son así y que lo que a ti te parece algo horrible,como que no te funcione una nevera, se lo cuentas a otra persona y bueno..no le quitará importancia pero verá que hay cosas que lo son más.
FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!!!!!!!

Amparo dijo...

Querida Manuela, mi situación es parecida a la de la madre que describes, también en el sobrepeso aunque como un tonel no estoy (todavia) jaja. Mi hijo aunque de lejos es parecido a la niña que describes. Y yo he toreado con eso, con un cancer y tambien ando coqueteando con el paro en estos momentos. Es bueno relativizar pero tu comentario me ha dolido una pizca. No me considero desafortunada, vivo al dia, como puedo, lucho por ser una madre aceptable y sigo adelante echandole humor... A veces me invade la desesperanza y el miedo, pero esto de la maternidad es como el circo, no tiene red. Para ti también feliz navidad y disfruta esos hijos sanos. Un beso.

Manuela dijo...

ANOUK: eso es! Felices Fiestas!!!

AMPARO: lo siento mucho, me has dejado sin palabras, siempre intento sacar un poco de humor y acidez en mis comentarios del blog, es mi manera de escribir, pero supongo que tendría que haber tenido más cuidado con temas tan sensibles... es cierto que yo relativicé mis problemas de sueño y demás al ver que había una niña allí cuyos problemas no eran simplemente de dormir mal sino del día completo nerviosa y excitada, y pensé que yo tenía mucha suerte, joder pues soy honesta, debe ser un sentimiento muy humano, lo pensé así y así lo solté, una vez más perdón...

Amparo dijo...

Manuela, perdón de nada!!!!!!!!
No hay nada más libre un blog y este es el tuyo, es tu casa, tu perspectiva y tus emociones. Tu comentario es completamente natural. El pellizquito en el corazón me vino porque mi realidad diaria es la que es y yo la vivo con realismo y humor, pero es COMPLETAMENTE logico que desde fuera realidades similares a la mia se vean tal y como tu has descrito.
Me gusta la manera libre con que te expresas. Más besos

Manuela dijo...

AMPARO: uff me alegro porque me jode bastante fastidiar a alguien que -aunque sea virtual- me cae muy bien!!! gracias... y besos

Nati dijo...

Manuela!!, qué gusto leerte de nuevo después de tanto tiempo.
Entiendo perfectamente el mensaje que has querido enviar, y lo que tú sentiste aquél día al ver a aquella niña y su desesperada madre, fue algo completamente normal y muy humano, que todos hemos sentido alguna vez en la vida.
Hay un refrán que dice: "mal de muchos, consuelo de tontos", pero yo no estoy del todo de acuerdo con él. Porque es cierto que no me hace feliz que otros tengan los mismos problemas que yo o más incluso, ni eso me va a ayudar a solucionar los míos. Pero en cierto modo, ver cómo alguien que está en una situación peor que la tuya, lucha día a día por salir adelante con la mayor entereza posible, te hace creer que si esa persona puede hacerlo, tú también eres capaz de conseguirlo.

Y te comprendo con el tema de la salud de los hijos. El mío fue operado hace un año de una cardiopatía (razón por la que desaparecí durante tanto tiempo), y hasta que le operaron, el niño no podía hacer vida normal, faltaba a clase porque cada dos por tres había que llevarle de urgencias e ingresarle durante varios días. Y fue un día que mi hijo se puso a llorar y a decir que estaba asustado y cansado de no poder hacer lo mismo que sus amigos, cuando le hice darse una vuelta por el hospital, y mirar a su alrededor, la cantidad de bebés enfermos, la cantidad de niños calvitos por la quimioterapia, que aún tenían ánimos para sonreír y juguetear por allí. Le dije que si aquellos niños tenían la valentía de luchar por resistir un día más en este mundo, él debía luchar también y meterse en el quirófano "con dos cojones"(así mismo se lo dije, y perdón por la expresión) porque al menos su problema tenía solución. Y os puedo asegurar que aquellas palabras se le quedaron tan marcadas, que nunca más volvió a lamentarse o llorar. Fue para él como una inyección de valentía. Y creo que esa inyección es la que deberíamos de inyectarnos todos de vez en cuando, como ha hecho Manuela, en lugar de pasarnos la vida auto compadeciéndonos.
Un abrazo Manuela, y feliz Navidad.

Manuela dijo...

NATI: Nati, pero qué alegría verte por aquí!!! ya te daba por perdida!!! durante meses entraba de vez en cuando en tu blog para ver si había vida por allí, y nada, todo parado, ahora entiendo... espero que tu niño esté recuperándose de maravilla, desde luego tener una madre como tú, con dos cojones!!!, habrá sido lo mejor que le pase en la vida, tenlo por seguro!!! mi madre también ha sido una mujer de bandera, con dos cojones igual, y eso me ha hecho aprender a luchar en la vida, aunque ahora sin ella -la perdí en enero pasado- no sé si seré capaz de enfrentar la vida como ella lo hizo, siempre con un par... muchos besos!!! ahora estoy de viaje, amparada en casa de mis suegros a muchos kilómetros de España para no recordar que mi mamá ya no está en esta tierra, pero bueno en cuanto vuelva y retome mi vida habitual entro corriendo a leerte... un besazo!!!

Nati dijo...

Manuela lo siento mucho. Haces bien en tomarte un tiempo para ti; todos nos alejamos de una u otra forma cuando estamos tristes y necesitamos recomponernos. Espero que retomes esa fuerza que tú tienes y regreses con muchos ánimos y energía. Los peques te la darán!!...creí leer que habías tenido un bebé?, un abrazo preciosa!

Manuela dijo...

NATI: una niña hermosa!!! besos!!!

Carlos dijo...

Siempre, siempre siempre hay alguien que la tiene más grande o más pequeña. (y eso vale para casí todo)
Felices fiestas....

Manuela dijo...

CARLOS: Felices Fiestas!!!

Manuela dijo...

NATI: hija, intento dejar un coment en tu último post y no puedo... tengo una buena amiga trabajando en el Sant Joan de Deu de médico, por si pudieras necesitar algo aunque lo peor entiendo que ya pasó y que ahora todo está bien...