my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



viernes, 13 de febrero de 2015

A TI TE ENCONTRÉ EN LA CALLE...

Hace pocos días leí que han encontrado la manera de evitar la transmisión de algunos males hereditarios de padres a hijos, a través de una complicada técnica de fecundación de un óvulo en la que eliminan su núcleo y lo sustituyen por otro núcleo y algo así que termina en que el origen genético de esa criatura serán tres padres y no dos, como venía siendo lo habitual. 

En los casos de maternidad subrogada pasa algo parecido. Pero diferente. La gestante o portadora suele ser una, la que pone los óvulos otra y, en ocasiones, la que recibe o 'madre de intención', otra más. Por no hablar del que pone el semen, que puede ser el padre 'de intención' o un tercer donante también. Vaya, que el más listo diga quién es aquí la madre biológica? Pero lo voy a complicar un poquito más: y si no hay 'madre de intención' sino únicamente dos 'padres de intención' receptores de la criatura? Y si además los dos quieren llamarse padres como tales y no admiten que haya una madre de por medio en los papeles? 

Está pasando, no es ciencia ficción. Ha pasado en Méjico y hay dos padres españoles que dicen serlo y que no quieren a la gestante en sus papeles ni llamarse bajo ningún concepto padres adoptivos. Pero equiliqua que la ley española exige que haya una madre en los papeles, y bastante nos ha costado a los adoptados que así sea, que la madre tenga que dejar su nombre, la madre que te parió que dicen. Pero y si la que te parió tampoco es la genética? A quién querríamos encontrar? A la que nos llevó en su seno y nos parió? A la que nos transmitió su carga genética -y a la que podríamos parecernos y hasta ser dos gotas de agua-? A ninguna? Porque lo que dicen estos dos padres varones que se encuentran en México, sin poder traerse a sus nuevos mellizos a España, es que "Los padres somos nosotros. No vamos a mentir". Pero los óvulos y el útero también son de ellos? Porque esto sí que sería revolucionario! 

Yo crecí con lo de MADRE SÓLO HAY UNA, o MATER SEMPER CERTA EST, o UNA MADRE ES UNA MADRE Y A TI TE ENCONTRÉ EN LA CALLE... Voy a tener que cambiar de chip. 

4 comentarios:

Carlos dijo...

Pues parece ser que si, que deberemos cambiar el chip.... Aún así creo que es un poco, como mínimo pueril, intentar obviar la realidad. Por supuesto que dos hombres pueden ser padres, y también dos mujeres o un hombre o una mujer sola o las combinaciones que se nos ocurran y serán, o no, tan buenos progenitores como una pareja ""de las de antes" peeeeeeeeeeeero negar una realidad es estupido,. Más que nada porque las leyes de la naturaleza ( que son las únicas que no admiten recursos) hace muchos milenios que viene dictando que para engendrar pues hacen falta hombre y mujer (no por engendrar deben de ser "padres") pero poner en papeles que dos hombres o dos mujeres son "padres biológicos" y que solo ellos lo son a priori atenta a la verdad. A
a los derechos de ese niño, cuando sea adulto tiene derecho a conocer su historia, toda su historia, la verdad de su historia. Si la falseamos desde el principio ¿no estamos empezando a mentirle de bien chiquito? No se chica parece todo muy complejo.

Manuela dijo...

CARLOS: sí, completamente de acuerdo, yo creo que la madre biológica tiene que constar en los papeles, tenemos derecho a conocer nuestra historia desde el principio y a que ella deje un rastro, saber quién nos llevó en su vientre durante 9 meses y también saber quién donó sus óvulos para concebirnos, si es que no son la misma mujer... y quién puso el esperma, que es nuestro adn!!! y muchas cosas te pueden venir por la genética, tienes derecho como mínimo a saber quiénes fueron desde el inicio de tu concepción...

A dijo...

Completamente de acuerdo con los dos. Me parece una situación enrevesada de manera gratuita. Siempre hay una madre y negar su participación y existencia me parece estúpido. Como madre adoptiva jamás negaría ni un ápice de información a mi hijo y creo de corazón que quien lo haga se equivoca.
Abrazos,
Amparo

Manuela dijo...

AMPARO: pues sí, mater semper certa est, aunque ahora entre que la gestante es una, la de los óvulos es otra y la que lo recibe puede ser una tercera, en fin es un lío, pero para mí deberían conocerse las identidades de las tres, porque las tres han colaborado para que esa persona pueda nacer y venir al mundo, y como resulta que tenemos derecho a nuestra historia, y a poder completar nuestro puzzle de vida, pues su identidad no nos puede ser ocultada... abrazos!