my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 17 de agosto de 2009

Crecer

Mi hijo se ha convertido en un niño. Ya no es un bebé. Ha traspasado la barrera de los quince meses, y tiene una autonomía corporal de la que carecía hasta hace apenas dos. Controla sus movimientos, no tira los vasos de vidrio y los jarrones de cristal que se le ponen al paso, socializa con otros niños, les roba los chupetes y los juegos -antes se los robaban siempre a él-. Y hasta se tira por un tobogán sin ayuda, subiendo las escaleras él solo.

Sin embargo, cuando el medio es adverso o desconocido, su mamá es su máximo referente. Cuando todo a su alrededor varía, él necesita que su raíz, o sea su mamá, esté quieta, no se mueva. Mientras él corretea entre primos y tíos que está descubriendo, y abre regalos y tira de los cochecitos con sirena, de vez en cuando vuelve la vista atrás y necesita que su mamá esté ahí sentada, mirándole, sonriéndole, dispuesta por si necesita un achuchón o un abrazo.

De adultos tampoco perdemos esta condición. La madre acuna, arrulla, alimenta, limpia, cura, protege, y en general es la raíz que permanece estable cuando todo el resto da vueltas, gira y gira... Vuelves a casa, a tu madre y a tu zumo de naranja recién exprimido por las mañanas, al olor de las sábanas limpias, a escuchar esas palabras de 'cuídate, abrígate, abrázote...' y sabes que amor como ése no tendrás otro...

Mi hijo está creciendo, y me está enseñando un montón de cosas... qué tiempo éste del verano...

4 comentarios:

Lola dijo...

Fíjate Manuela que tengo 75 años y mis hijos muy mayores ya, aun estan enganchados a mí, su madre. Noto que me necesitan y eso quiere decir que una madre es una madre para toda la vida y eso tiene parte buena y parte no tan buena porque sufres con ellos y por ellos toda la vida.
El cordon umbilical es muy muy fuerte.
Un beso y que tu cordón no se rompa nunca. Lola

Manuela dijo...

gracias Lola, yo también tengo esa raíz con mi mamá y la siento igual, ella es mas o menos de tu edad, y yo sé que como me quiere ella y como ella sufre y se alegra con mis cosas, nadie más... que siempre podamos sentir y disfrutar eso, porque es tan hondo que duele pero también te llena de vida...

Quique dijo...

Emocionante.
Un abrazo

alcorze dijo...

Bonito, mi hijo ha hecho cuatro años este verano y ha dado un cambiazo tremendo en estos dos meses. Ya verás como mola cuando empiezan a hablar.

Un saludo.