my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



miércoles, 25 de noviembre de 2009

un hombre nada más


Desde que cené con él a solas, sin Michelle ni otros intrusos de por medio, ni siquiera guardaespaldas ni periodistas, ya no le llamo Obama, le he perdido un poco de respeto institucional.
Yo llevaba un vestido rojo de lo más fashion model. Me había quedado más chupada que la Schiffer y lucía unos tacones a su altura. Barack me llevó a un indio casual y bohemio, a la media luz y sin ponernos pesados con la seguridad. Íbamos solos y nos pedimos una mesa discreta. Al dirigirnos hacia ella me crucé con una amiga que hace años que no veo, pero no me pude parar a saludarla. Demasiadas explicaciones que dar en ese momento tan sui generis.
Barack no parecía darse cuenta de las miradas ajenas ni de los cuchicheos. En cuanto a mí, estaba más feliz que unas castañuelas.
Por fin nos sentamos y me entró un pánico escénico del tipo 'y ahora de qué hablamos?'. Como si no supiera nada de su vida y fuera un completo desconocido, le pregunté en un inglés impecable: Y dime, dónde creciste, Barack? Barack puso cara de entrañable conversación y me contestó mirándome a los ojos y sin darse ningún tipo de importancia que había crecido en Chicago.
De no ser por el despertador, hubiera averiguado qué demonios hacía yo con un vestido rojo cenando de casual con Barack en un indio de NY. Todavía no logro averiguarlo, y contradiciendo a Jordi Soler, que afirmaba ayer en El País Cataluña que no hay nada más anticlimático que contar un sueño, yo aquí voy y lo cuento, para ver si alguien puede ayudarme. No sé si estoy muy enferma o tengo delirios de grandeza. Eso sí, desperté con una gran sonrisa dibujada en mi boca y me vine a trabajar de un humor excelente después de haber pasado una velada tan enigmática. O el comienzo de lo que pudo ser esa velada.
Llevo dos noches más apretando los ojos al dormirme y viendo si reanudo, pero no vuelve. Será que los sueños sólo se viven una vez.

10 comentarios:

Jo Grass dijo...

Puede que los sueños se vivan una vez pero, si te proporcionan esa dosis de optimismo y te regalan una sonrisa de oreja a oreja quizás es que lo bueno, comprimido en una sola dosis, te procura un doble efecto de bienestar.

Sobre interpretar el por qué de un sueño como ese (te he imaginado perfectamente con tu modelazo, hasta podría describir la decoración del Indio y lo que pedísteis para cenar, y todo gracias a tu magnífica forma de visulizarlo con palabras ), no tengo la más remota idea pero cenar con un hombre tan carismático y con semejante currículum no puede más que augurar buenos cambios en tu vida y una demostración de que algo, que no parece posible, se pueda hacer realidad.

Un besote. Me ha encantado

Anónimo dijo...

Bueno, yo hubo una época que soñaba con Harrison Ford, ... que no es lo mismo.... Y no había conversación, pero si mucha acción... que tampoco es lo mismo.... pero bueno, yo me levantaba como si hubiera ganado la maratón de NY ... De todas formas, si hay "continuará" en tu sueño de la cena con Obama, ¡por favor, cuéntanos de que habéis hablado! ..
Besos
Cris

Gamar dijo...

Yo nunca recuerdo los sueños.
Quién sabe lo que haré en ellos.
Besos

Alhy dijo...

Yo aprendí a trabajar los sueños, que no a descifrarlos (eso es de los psicoanalistas). Lo cual significa que sólo puedes despejar la incognita tú.
En teoría cada elemento del sueño es una parte de ti misma. Algunas veces son partes muy claras, en otras, son elementos alienados de la personalidad.
Asi que yo te propondría que te convirtieras en vestido rojo, en restaurante indio y en Barack Obama y te preguntaras seriamente que representan para ti (o a qué elemento de tu vida actual representan). Suerte. Ya me contarás ;)


:***

Manuela dijo...

Gamar, creo que depende de en qué fase del sueño estás cuando te despiertas para acordarte o no de ellos, pero dicen que todas las noches se sueña, a mí en este caso me despertó bruscamente un despertador fuera del horario habitual, sino quizá no habría recordado ese sueño con tanta nitidez... Jo, me encanta tu interpretación positiva, yo lo enfocaré por ese lado, en cualquier caso el sueño en sí ya me dio buenas ondas, sin que tenga que traducirse en nada real... Cris, qué marcha con Harry, eso sí que es actividad... y Alhy, me voy a poner en la piel del vestido y en la del indio y en la de Barack a ver qué saco en claro, pero ya me van saliendo ideas...

Lola dijo...

Pues me parece un sueño muy chulo, Manuela. La pena es que se acabara tan pronto pero lo que no cabe duda es que quiere decir algo ¿Que será?
A mi me encantaría acordarme de mis sueños pero cuando me acuerdo y me quedo a medias como tu en éste, me siento muy frustrada.
La ciencia está avanzando mucho y ..quien nos dice que dentro de un tiempo no podamos desvelar lo que nos dicen los sueños? si aun estoy viva, cuentame tu cena con Obama, porfa.
Un abrazo Lola

Mamareciente dijo...

Manuela, supongo que has oido/visto la noticia de una pareja que se coló no sé cómo hace un par de días en una cena de la Casa Blanca!
Se hicieron fotos con Obama y ella elleva un sari ROJO. Qué casualidad!!!!!

Mamareciente dijo...

Bueno, que tu sueño era un indio. Y la tía de la noticia llevaba un SARI! Es que eres bruja??? Qué bueno.

Manuela dijo...

qué bueno, pero lo mio fue una cena íntima tete à tete y alejados de las cámaras, ya quisiera la del sari jajaja

Jo Grass dijo...

Me trocho!!! porque yo también me acordé de tí con las famosas fotos de los infiltrados en la Casa Blanca y la tipa con el sari rojo pero, es evidente que tu historia aun siendo soñada es muchísimo mejor!!