my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



martes, 23 de marzo de 2010

uñas pintadas de rojo


No suelo asistir a charlas con frecuencia, por falta de tiempo más que de ganas. Pero la semana pasada hice una honrosísima excepción por dos motivos. El primero que conocía a la ponente, y el segundo, pero igual de importante, que me interesaba mucho el tema: la situación jurídica y social de la mujer en Irán.

Hay cientos de conferencias y exposiciones sobre dos temas unidos y tan de moda: Mujer e Islam. Pero no en todos los casos puedes escuchar de primera mano lo que tiene que decir una politóloga que es mujer, que es iraní, que también es catalana, y que además coordina las relaciones con Asia desde Cataluña. Os presento a la señora Anahita Nassirossadat.

Cuando ella era pequeña, Jomeini llegó e hizo la revolución en su país. Y observó cómo un montón de gente que la rodeaba, entre ellos sus padres, se ilusionaban con un cambio de régimen, con una revolución islámica que iba a acabar con toda la corrupción que había rodeado al Sha y sus excesos occidentales. La pureza llevada a la dirección de la política.

Después hubieron de exiliarse. La pureza llevó al fanatismo, y el resto de la historia ya lo conocemos. O no, porque la versión que de Irán tiene Occidente es la de ese país donde un montón de fanáticos persiguen a las mujeres que no llevan velo y otro montón de alucinados fabrica uranio para montarnos la mundial a todos en cuanto tengan ocasión.

Anahita nos presentó la cara oculta y más femenina de su país. Esa cara que, sin ser jomeinista -válgame dios-, afirma que Jomeini y su revolución pusieron a estudiar a la mujer, la alfabetizaron y la sacaron de casa para situarla en escuelas, ministerios y demás centros de trabajo.

Nos habló de mujeres cuyo menor problema en esta vida es si llevar o no llevar velo. Déjennos el velo y solucionennos todo lo demás, le dicen a Occidente. Porque el problema no es que no puedan estudiar, o que no puedan salir de casa, ni siquiera que tengan que vestirse así o asá. Lo que les acucia es que no hay alternativas en el mercado de trabajo y su futuro lo ven más negro que la cara de Obama, con perdón (esto último es de mi cosecha, que conste).

Nos habló de mujeres que cada día son registradas en su vestimenta a la entrada de las clases de la universidad (en donde comparten aulas chicos y chicas pero entran por puertas diferentes) por otras mujeres voluntarias y adictas al régimen, que les hacen quitarse el esmalte rojo de las uñas porque está prohibido. Y cada día de nuevo esas universitarias vuelven a pintarse las uñas de rojo, para que una vez más les conminen a despintarlas a la entrada. Y seguirán así hasta que sean tantas que el régimen desista y les permita entrar con el esmalte rojo. Habrá que ver quién cansa a quién.

De mujeres que afirman que 'por cada mujer detenida, somos 10 mujeres más anónimas preparadas para salir a luchar'.

De mujeres que entran en las cárceles por sus ideas y el director de prisiones le acaba pidiendo al Juez que las encarceló que, por favor, se las saque de enmedio porque le revolucionan al resto de presas comunes con sus soflamas feministas y montando bibliotecas donde antes no había ni libros ni estanterías.

De mujeres que no quieren hacer ya la revolución y poner el Islam patas arriba. De ésas ya tuvieron una y salió muy perjudicada con el tiempo. Sino que quieren hacerlo en su tiempo, sorteando los pequeños inconvenientes que las acechan en el día a día y haciendo su vida y la de sus compatriotas ligeramente mejorable. Con pequeños pero grandes logros. Con pequeñas pero grandes medidas. Pintándose las uñas de rojo.

Y yo salí reafirmada en mi idea de siempre, en la que he mantenido por conviccion pero aún más por intuición. Que de la situación de exclusión social y/o de discriminación que sufre la mujer en muchos países con ritos, tradiciones y religiones que las ahogan, sólo saldrán ellas tirando de la cuerda. Ahora más fuerte ahora más flojo, pero tirando ellas.
Una recomendación de boca de Anahita: la película iraní El Círculo (Dayereh). Creí entender que el director de la misma está actualmente preso.

25 comentarios:

Juanjo dijo...

Debio de ser una conferencia muy interesante a la que me hubiera encantado asistir.La situacion de la mujer en este y otros paises es impropia del siglo XXI,pero la unica manera de salir de ella,es como bien dices empujando sin cesar.
Tambien esta muy bien respecto a este tema la pelicula "Persepolis" basada en el comic del mismo nombre.No se si las conoces pero te las recomiendo,yo la paso en etica y suele gustar bastante
Un beso

Jo Grass dijo...

Interesante conocer la situación de primera mano. La verdad es que me sigue pareciendo terrible que a estas alturas de siglo existan tantas mujeres en el mundo, no sólo en el islámico, que deban tirar de una cuerda tan pesada. A mí también me hubiera gustado estar ahí y escuchar las palabras de tu amiga y, como dice Juanjo unas líneas más arriba, Persépolis muestra esa realidad con presición y brillantez. Si no has leido el cómic y después has visto la peli, es una gran recomendación.
Besos

Lola dijo...

Que suerte haber ido a esa conferencia, me hubiera encantado. Pero bueno, me conformo por lo bien que la has explicado. Al final siempre somos las mujeres las que tiramos del carro pero el carro de las mujeres iranís pesa mucho, tal vez demasiado. Un beso Lola

Enric Pérez dijo...

Religión, política, poder. Tres mundos de los que la mujer ha sido apartada a lo largo de la historia, salvo contadísimas excepciones.
En el caso de Irán, como otros muchos, no solo las mujeres sino toda la soiedad iraní ha de hacer la "travesía del desierto" para sacarse de encima el fanatismo religioso, travesía que aquí también hicimos, no hay que olvidarnos.
El problema es si occidente, en ocasiones, ayuda o entorpece para que esa travesía tenga lugar.

Treintañera con hijo dijo...

Como siempre un gusto leerte. Dan ganas de haber ido a la conferencia y haber oido de primera mano la penosa situación que tienen que vivir las mujeres en algunos paises.

MOHRENWITZ dijo...

"Travesía que aquí también hicimos"!!!!????? Hay que ver lo fanático que se está poniendo el blog de Manu. Pero bueno como ya dije en otra ocasión seguimos siendo la España de churras y merinas, si es que nos encanta.
En fin, menos mal que pese a todo la tolerencia impera.
Y lo de las mujeres del islam una pena en general, ellas creen que tienen libertad dentro de la cárcel moral e ideológica en la que viven. Que triste.

Carlos dijo...

LA charla debio de ser más que interesante. Que pena no haberla disfrutado. Lo que opino de los velos y la vestimenta islamica ya lo expresé4 por tu casa una vez. FAcilitemosles los derechos y la forma de ejercerlos y que decidan DESDE SU LIBERTAD como quieren vestir, a nosotros qué más nos da? Respecto a las uñas Rojas. SUERTE para ellas, ojala acaben dando una vueltita al mundo y consigan cambiarlo un poco. Las mujeres siempre fuisteis más fuertes que los hombres -y sin necesidad de los dolores de la testosterona-, me remito a los pañuelso azules de las madres de la plaza de mayo, a las damas blancas de cuba o a tus uñas rojas. ANIMO para todas ellas. (y sabes como idea, estaría muy bien que algún hombre de por allá se pintase también las uñas para entrar a clase)

Quique dijo...

Hola Manuela, interesante conferencia. No deja de ser un punto de vista, aunque muy cualificado. Yo conozco otros, también de mujeres iraníes, que dicen cosas diferentes. Supongo que no existe algo que pueda definirse como: "la opinión de la mujer iraní".
Discrepo, en parte, con el final de tu post, cuando dices que el cambio vendrá sólo y unicamente de la mano de las mujeres autóctonas. Obviamente sin ellas no vendrá , pero en el siglo XXI el posicionamiento del mundo hacía un tema es imprescindible, y eso lo saben las mujeres y hombres que luchan por sus derechos hoy en día en cualquier parte del mundo y que piden el apoyo social a través de internet.
Yo es que, cuando se trata de derechos humanos, defiendo la injerencia extranjera (también para mi país).

Un abrazo (por cierto, en abril actuamos en Barna)

Quique dijo...

Me olvidaba de los hombres de Irán. Me parece que, en este tema, también serán imprescindibles para el cambio. ¿no?

Juan Rodríguez Millán dijo...

Impresiona. Ya lo creo que impresiona. Y abre los ojos también, porque, como dices, el principal problema que se ve en Occidente es el maldito velo y somos nosotros los que llevamos un velo que nos impide ver muchas realidades.

Estoy contigo en que la solución depende de ellas más que de nosotros. Y sin dudarlo me apunto la película que mencionas para las tareas pendientes.

Manuela dijo...

Juanjo y Jo Grass: gracias por la recomendación, Persépolis libro me encantó, me lo regaló un amigo y me lo leí de tirón, está muy bien explicado con las viñetas, la peli no la he visto...

Lola: pues sí que debe de pesar, por eso supongo que toda ayuda es bienvenida, siempre que no sea injerencia malentendida, claro, que para esto a veces en Occidente somos tan paternalistas que molestamos, como si nuestro modo de vida y 'nuestros' derechos humanos fueran el único modo digno de entender el mundo, a veces tenemos que tener cuidado para no parecer prepotentes, pero sí, creo que cualquier ayuda es bienvenida si es bienintencionada...

Enric: digo lo mismo que a Lola, si no nos pasamos de prepotentes podemos ayudarles mucho, porque sinceramente creo que las mujeres aquí estamos bastante mejor que allí, y espero no equivocarme porque yo no he estado en Irán... y sí, hasta el año 1975 la mujer en España no podía abrir una cuenta bancaria ni hacer ninguna operación sin la firma de su marido, y nos poníamos el velo para entrar en las iglesias, y nos reconocieron el derecho de voto en los países más modernos no hace tanto tiempo... mejor no olvidar esto ni tampoco que fuimos país de emigrantes más que de inmigrantes hasta hace cuatro días...

Treintañera: sobretodo lo que daba envidia eran esas ganas de luchar y salir a la calle a pelear por sus derechos, que aquí como nos lo dan ya todo comido y bebido pues hemos perdido...

Mohrenwitz: yo creo que sí que hemos avanzado mucho en pocos años, como dije hasta el año 1975 en España las mujeres necesitaban la firma de su marido para vender o comprar algo... en cuanto a las mujeres creyentes en el Islam, bueno las hay como la presidenta de Amnistía Internacional, que es musulmana y mírala dónde está, creo que hay que avanzar en la interpretación de los libros de esa religión, como el Corán, como se hizo con la Biblia, que si la lees en literal te pega mucho susto...

Carlos: tu idea sobre los hombres con las uñas de rojo a la entrada de la facultad es buena y de hecho la planteó alguien a la ponente en la charla, y ella dijo sabiamente que un hombre con las uñas de rojo sería algo más que un 'rebelde universitario', sería tachado de homosexual y quizá por eso encarcelado, no pueden arriesgar tanto...

Quique: bueno me sé muy bien lo que piensas y lo respeto mucho porque he leído muchos de tus blogs y sé que el tema te interesa mucho y lo conoces bien... es cierto que hay que ayudar a las mujeres que estén en una situación de discriminación, con movimientos como Amnistía Internacional que denuncia los abusos de cualquier tipo día a día, pero lo dicho, no nos pasemos de prepotentes con nuestro modo de vida y nuestros derechos humanos, que al final resulta que se forjaron en Francia y es fácil que los vean como los derechos de Occidente... o sea, lo digo para que las mismas mujeres no se nos vuelvan en contra por pensar que las estamos 'invadiendo'... y cuándo actuáis en Barna? dónde puedo verlo? quiero ir!!!
en cuanto a los hombres en Irán, sí, estoy de acuerdo en que son pieza clave, pero hueso más difícil de roer me imagino...

Juan: si ves la peli me cuentas, yo de momento no la he buscado, pero vi otra de una cárcel iraní donde entraba una chica en 1980, justo recién inaugurada la Revolución jomeinista, y bueno mostraba la situación en las cárceles, y acababa con un hilo de esperanza con la guardiana de la cárcel pintándose los labios de rojo, me impresionó mucho esa imagen, pero no he podido recordar ni el título ni el director... la mostró Amnistía Internacional hará unos años en un festival de cine de derechos humanos, era genial...

Héroe de Leyenda dijo...

Un abrazo y todo mi apoyo para esas mujeres que luchan cada día contra la dictadura, así como a esa mujer que lucha contra el imán, la alcaldesa y uan panda de analfabetos en un pueblo de Catalunya.

Ciao Manuela

MOHRENWITZ dijo...

Curioso paralelismo el que estableces, o sea que la evolución de la religión católica en España y Europa en general, debería sevir como ejemplo para reinterpretar el Corán. Churras y merinas.
Coincido contigo, eso sí, en lo de que deberíamos dejar tranquila a este gente. Y sobre todo dejar de ver su cultura y tradiciones desde el prisma occidental.

Manuela dijo...

Héroe de leyenda: estoy contigo en lo de la chica de Cataluña, qué historia más rocambolesca...

Mohrenwitz: pues sí, el paralelismo viene de que nosotros hemos conseguido, a Dios gracias y nunca mejor dicho, separar ley y religión, y llevar la religión al ámbito de lo privado y lo íntimo de cada uno, dentro de un Estado laico o mejor aconfesional para ser correctos. Eso creo que da libertad a todos y es un gran avance, pero no siempre fuimos así de modernos...

Quique dijo...

relativismo cultural: convertir los derechos humanos en un mero "prisma occidental".

Manuela dijo...

pero Quique, admite que se forjaron aquí, en Francia si mi memoria no me falla...

Quique dijo...

No Manuela, si lo decía por el comentario de Mhorenwitz.

En París, efectivamente, pero la declaración de los derechos humanos fueron ratificados por las Naciones Unidas. Creo que sería un signo de arrogancia por nuestra parte pensar que sólo Occidente ha pensado en los derechos humanos. Otra cosa es que haya impulsado su formalización.
Yo creo que hay universales, independientemente de donde vengan. También creo en la permeabilidad (por otra parte inevitable) de las culturas, incluida la nuestra. Espero poder aprender de los marroquís, chinos y senegaleses que viven en mi ciudad. Pero no porque sus culturas sean mejores o peores, sino porque hay principios mejores o peores para vivir en sociedad, independientemente del origen de esos principios.
Y espero que no respeten tanto mi cultura, hasta el punto de no poder ni criticarla. Siempre he pensado que hay más respeto en el que es capaz de criticar o cuestionar mis ideas que en el que me ignora.

También estoy absolutamente convencido de que son las culturas las que tienen que adaptarse a los derechos humanos y no al contrario.

Uf, vaya rollo que te he metido. jajaj
Un abrazo

Manuela dijo...

bueno, en todo eso sí tienes razón, Quique, y lo de que los DDHH los ratificaron en la ONU me lo apunto y se lo diré a la próxima persona de Oriente que me salga con eso de que los DDHH son una invención nuestra, que ya me lo he escuchado más de una vez... igualmente pienso que son las tradiciones muchas veces las que no dejan avanzar a los pueblos, mas que las religiones, porque las religiones son reinterpretables...

MOHRENWITZ dijo...

Es verdad, Quique y Manu, tenéis toda la razón. Olvidaba lo importantes que son las resoluciones de la ONU y los DDHH para el presidente de Irán o para los de las montañas de Afganistán. Si eso no es tratar de verlo todo desde el famoso "prisma occidental" que baje Dios y lo vea...o Alá...o quien sea...

Manuela dijo...

la ONU es el único resorte que tenemos en común con todos los demás, le hagan más o menos caso, no hay otra cosa! Mohren...

Cristina dijo...

Qué rabia... como siempre llego tarde a esta especie de tertulia de Manuela que cada vez es más interesante.

Hubiera querido responder a Mohren pero veo que ya Manuela lo ha hecho con los mismos argumentos que hubiera empleado yo... que desde luego ha habido una travesía en España para conseguir una igualdad de derechos para las mujeres que hasta hace nada, no tenían reconocida la capacidad jurídica ni para salir de casa... y eso, estoy segura, no hace falta que te lo contemos nadie, porque está claro que se ha avanzado bastante en este país.

Respecto a todos los demas y al hilo de los comentarios, principalmente de Quique, con quien comparto muchas de sus opiniones, creo que el asunto en realidad no es analizar la prepotencia de Occidente sobre eñl mundo islámico, si no hacer un ejercicio de realismo y darnos cuenta que, lo que predicamos por un lado, no lo aplicamos por el otro. Occidente mima los derechos humanos... pero dentro de casa. Al menos a nivel ejecutivo, es decir, de sus respectivos gobiernos, la política exterior occidental más bien se los salta a la torera... por lo que veo dificilmente asumible el poder andar dando lecciones cuando tu mano izquierda no sabe lo que está haciendo la derecha: no hace falta saber mucho de historia contemporánea para saber que la defensa de los derechos humanos no ha sido una prioridad en el exterior, y recientemente, solo hace falta ver como derivan los temas de Afganista, Irak, Iran o Palestina para entender que es dificil pretender que los islamistas quieran recibir lecciones por nuestra part, y lo que es peor, creo que es precisamente nuestra injerencia (a nivel economico y geoestratégico alrededor de las fuentes de energia, materias primas y agua) la que está dando alas al islamismo más radical. Como dice el refrán "de buenas voluntades está empedrado el cementerio" (o algo así) y nada resulta más patético que ver que cualquier legislación internacional al respecto venga de la ONU o de cualquier otra Organización Internacional, queda en papel mojado.

Por lo que la verdad, estoy más de acuerdo en lo que dice Manuela, que el combatir los aspectos más radicales y absurdos del islamismo contemporáneo será necesariamente desde dentro, y seguramente de manos de las mujeres, que, sin querer parecer demagógica, han demostrado a lo largo de la historia (salvo contadas excpeciones) tener un mayor respeto por la vida.

MOHRENWITZ dijo...

Respetada Cris, cuando decía lo de la travesía no me refería a lo mucho que han avanzado los derechos de las mujeres en España, algo que me resulta evidente y que aplaudo, faltaría más. Decía, y sigo diciendo, que comparar cualquier sociedad de regimen islámico o islamista con sociedades como la española, incluso 40 años atrás, me parece un solemne disparate. Es un argumento barato de resentidos anticlericales y demás cantamañanas, de esos que por desgracia no sólo abundan hoy en día, si no que además se hacen ver. Lamentable.

Carlos dijo...

Por cierto, que se me fue la canica me olvidé comentarte anteriormente. En revista consejo genral de la bogacia española de mes de febrero, (uffff que nombrecito joder) hacen una entrevista a Shirin Ebadi,muy relacionada con lo que cometnas y sobre la dificultad de ser abogado en Iran. Supongo que la tendras por algún lugar pero si no es así y te interesa. Estoy convencido que puedo meter la revista en una botella y hacer que llegue a algún puerto donde la puedas coger.
un saludo

Cristina dijo...

Mi muy también respetado Morhen, reconozco que la comparación si que es algo exagerada.... pero hombre, eso de "resentidos anticlericales" ya queda algo trasnochado.... pelín exagerado tanto lo uno como lo otro.
Cris

Manuela dijo...

gracias Carlos! busco la revista porque seguro que está por algún lugar de mi mesa... le he leído varias entrevistas a esta señora juez y abogada y la verdad que siempre es un placer...