my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



martes, 2 de diciembre de 2008

Nunca me abandones

Ishiguro. Puede que no te diga nada. O puede que ya lo sepas todo de él. Nunca me abandones. Ví ese título en la estantería de mi casa y pensé que me estaba esperando. Nunca me abandones. Me lo grita mi hijo por las mañanas en su idioma de indio sioux. Yo lo he escuchado por dentro un montón de veces. Nunca te voy a abandonar, le digo yo.

Los hijos que nacen para salvar las vidas de otros hijos. Por ahora sólo se trata del cordón umbilical, pero puede ir mucho más lejos. Si la sangre del cordón no es suficiente, qué vendrá después? Una operación quizá? Yo lo haría sin duda, cien veces si hiciera falta, pero no quita eso para que me recorra cierto escalofrío de pensarlo.

Tenemos el derecho de decidir por nuestro hijo a qué operaciones se someterá para sanar a su hermano? Lo tenemos?

Bien. Ishiguro va más allá. Mucho más allá. Escalofriantemente adelante. Pero quién puede decir que no acabará siendo un visionario?

Una realidad son los niños tan deseados que asusta. Otra realidad son los repudiados. Sabías que se puede renunciar a un hijo? Yo no lo sabía hasta que lo estudié. Si tienes un hijo y no te gusta, no te va bien, no le abandones simplemente, eso tiene delito de cárcel hasta cuatro años. Pero tranquilo, tranquila, hay otras salidas: venderlo también es ilegal. Pero puedes renunciar a él.

Estamos en sociedades modernas y avanzadas, donde nadie tiene que permanecer a la fuerza con nadie, así que te plantas en la Administración de turno y le explicas tu problema al asistente social que corresponda: que roba, que se droga, que te pega, lo que quieras... y que le dejas allí, que se hagan cargo de él, que no puedes más. Firmas tu papelito de renuncia al crío, a tu maternidad o paternidad en toda su extensión, y sales por la puerta sin él.

Normalmente las renuncias se hacen al poco de nacer. Pero lo que me pareció increíble es que se pueden hacer en cualquier momento. No sé si sentirme orgullosa o apabullada por la sociedad en que vivimos.

Y normalmente no se utiliza, pero de todo hay. Si se pudieran hacer renuncias temporales, más de uno se lo ha pensado ya y lo ha pedido a la Administración: como no tengo dinero para el internado en Suiza, se lo quedan Uds. una temporadita, digamos hasta los dieciocho, y luego me lo devuelven ya más persona.

Lo más grave: este fin de semana en la televisión. Hay un tres por ciento de adoptados que se 'devuelven'. Me lo dijo un director del Instituto Catalán del Acogimiento y la Adopción: Manuela, ni te imaginas la de casos que vemos. Hay padres que se piensan que esto es el Corte Inglés, si no te gusta, lo devuelves en quince días.

Pero hay más. Lo que pasa es que lo contaré la próxima vez, para no saturarte.