my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 22 de febrero de 2010

el paciente número 67


Si en los años años cincuenta tenías un familiar con tendencias particularmente violentas o siquiera extravagantes. Si tu hijo era muy pegón o te había salido homosexual, no hacía falta que te avergonzaras de él y lo dejaras en la Beneficencia. Había soluciones mucho más radicales y limpias en manos de los doctores Freeman y Watts: la lobotomía industrial.


Redujeron los procedimientos, eliminaron los quirófanos y sustituyeron los instrumentales quirúrgicos por un sencillo picahielos. Y es que el doctor Freeman no era cirujano ni quería poner las cosas difíciles a los familiares desesperados. Estaba convencido de que con unos cortes a la altura frontal del cerebro y unas desconexiones nerviosas determinadas, la vida del paciente se relajaba y la de sus seres queridos se convertía en un sueño: se habían deshecho del problema. Rosemary Kennedy ya nunca volvió a tener ni personalidad ni ideas ni siquiera lenguaje, sino que quedó reducida a un saco de carne que miraba a la pared durante horas. Pero ya no se podía decir que tuviera 'comportamientos violentos'.


Y aún así, se siguieron efectuando lobotomías hasta 1967, no es increíble. En este ambiente se desarrolla la última película de Scorsese que se ha estrenado en España, Shutter Island, con Di Caprio a la cabeza y a la cola de la misma. Y con Ben Kingsley como broche de oro.


Ben Kingsley puede ser malo malísimo o bueno buenísimo (para eso es Ghandi). Di Caprio sólo puede ser bueno o loco. Y de sus interpretaciones surge la duda de qué es real y qué inventado. Quién miente y quién dice la verdad? Y sobretodo, quién y por qué se determina que uno está loco? En base a qué patrones y con qué argumentos podemos distinguir lo que son alucinaciones de lo que son sueños nada más... y si fuéramos todos cerebros en una bañera, manejados desde controles remotos más allá de nuestros corazones? Y si Dios nos manipulara a su antojo? Y si no fuera bueno ese Dios? O si las máquinas lograran superarle... y sustituirle.


Miedo, intriga y mucho suspense. Y una vuelta a esos manicomios tan de los años cincuenta y tan de película claustrofóbica y vital. A pesar de que Torcuato Luca de Tena ya lo pensó y lo escribió primero en sus Renglones torcidos de Dios...

19 comentarios:

Lola dijo...

Después de leer el post de Yolanda me encuentro con el tuyo comentando la misma película. Le he recordado y te lo digo también a tí que vuestroas entradas me han recordado a una buenísima peli que se llama "Alguien volo sobre el nido del cuco".
No sabía, Manuela, que las lobotomías se hicieron hasta años tan cercanos. Es terrorífico.
Un abrazo Lola

Manuela dijo...

terrorífico sobretodo cómo lo hacían Lola, con un picahielos y entrando por el párpado del ojo, en ambulatorio, sin necesidad de quirófano, sin necesidad de instrumental de quirófano, y cortando simplemente por el roce, sin ver lo que cortaban... por lo visto le iban haciendo preguntas al paciente mientras hacían la operación y cuando el paciente empezaba a decir incoherencias y no respondía bien dejaban de cortar... ni en mis peores sueños...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Coincido con Lola, y con una idea que alguna vez he planteado en mi blog y que me acecha desde hace tiempo: es impresionante comprobar las barbaridades que se han hecho hace no tanto tiempo.

Y qué ganas de ver 'Shutter Island'. A ver si consigo escaparme pronto a ese manicomio...

Basurero Usurero dijo...

Ah mira tú no sabía lo de la película, Di Caprio me parece mejor actor que el calvo ese. Suerte.

Manuela dijo...

Juan, a mí lo que más me asusta es que seguro que ahora se siguen haciendo barbaridades que quizá conoceremos, nosotros o nuestros descendientes, en el futuro... me asusta la violencia de que es capaz el ser humano, hay un personaje en Shutter Island que tiene un monólogo muy bueno sobre la violencia innata al ser humano, y si fuera verdad? quiero decir que somos violentos excepto cuando la sociedad nos fija los límites, y esto enlaza con
Basurero, quizá vas a tener razón en que nos embrutecemos sin la sociedad de por medio, pero no sé si es porque ella nos marca unas reglas o porque el diálogo nos enriquece... qui lo sa

Joselu dijo...

He venido a visitarte después del comentario en mi blog. Mucho gusto en conocerte. No he visto la película que reseñas, pero ganas no me faltan. Ésta y Precious serían las primeras que vería, pero no sé si será posible. El tema de los psiquiátricos es siempre espeluznante y sugerente para el que está fuera, claro. Un cordial saludo.

Manuela dijo...

sí Joselu, bienvenido! creo que es la fascinación por esos giros inesperados que puede dar el cerebro de cualquiera, crees que lo tienes todo bajo control y de repente ves y escuchas cosas que los demás no ven ni escuchan... Precious es una maravilla también para mí, no sé por cuál empezaría...

juanjo dijo...

Afortunadamente esos tratamientos supuestamente terapeuticos tan agresivos parecen haber sido eliminados.
pero no cantemos victoria ,recientemente lei que en algunos centro estadounidenses se hablaba de reivindicar el uso del electroshock......la noticia si que me produjo un shock.
Saludos

Anónimo dijo...

La descripción no sólo del qué, sino también del cómo, es espeluznante Manuela... no sabía lo de Rosemary Kennedy, me dejas intrigada. También creo, como he leído en alguno de los comentarios, que nos enteramos de la mitad... fíjate en la noticia con la que nos salen ahora de que Francia no tuvo empacho en investigar los efectos en sus soldados de la radiación en las pruebas nucleares de los 60. El problema es que, para cuando te enteras, ya estás muerto,... o no tiene remedio.
Uff, que mal rollo
Cris

Manuela dijo...

hola Juanjo, sí yo mirando atrás me convenzo de que hemos evolucionado y sobretodo nos hemos humanizado, luego surgen chalados que reivindican eso del electroshock como tú dices y uno tiembla sólo de pensarlo...
Cris, Rosemary Kennedy por lo visto era una niña que evolucionó de modo raro, no era igual a sus hermanos y parece que empezó a tener conductas violentas, ahí llegó el maestro de la lobotomía y convenció a los Kennedy de que lo mejor era operarla para extirparle las anomalías, y lo más sorprendente es que aceptaron, pero quiénes somos nosotros para juzgarles ahora, seguro que lo hicieron pensando en el bien de la niña, lo cierto es que por lo que he leído ella ya no volvió a ser un ser humano racional y dotado de cierta inteligencia, eso sí le erradicaron las conductas violentas, por lo visto operaban a ciegas porque introducían el 'picahihelos' por el párpado del ojo e iban cortando conexiones nerviosas a ciegas, para separar una parte del cerebro de las otras y así acabar con esa supuesta violencia, les hacían preguntas a los pacientes y cuando se ponían incoherentes en las respuetas dejaban de cortar, sólo de pensarlo... es como de Frankenstein, no?

Anónimo dijo...

Peor porque demuestra que la realidad supera la ficción! y lo más triste de todo es que supongo que pensarían que estaban haciendo lo mejor para ella...! en fin, lo que me lleva a un post tuyo anterior sobre el cuidado que hay que tener en considerar la medicina y los médicos la panacea y como muchas veces el propio sentido común de la gente de a pie impide alguna barbaridad que otra.
Besos
Cris

Quique dijo...

Pues a Egas Moniz, el inventor de la técnica, le dieron el Nobel por sus lobotomias.
Es curioso, me ha recordado el final de la primera obra de teatro de la factoría. El prota mataba a su suegro con un picahielos, practicándole una lobotomía al estilo Freeman.
Eramos muy bestias...

Alhy dijo...

No la he visto, asi me reservo lerte hasta next week. Me voy mentalizanding porque me da bastante miedito la peli, la verdad.

Te he dejado un post en Mr Ford y sus gafas ;)

Alhy dijo...

P.S. Queria decir "asi que me reservo leerte hasta next week", sorry. Crazy fingers...

Manuela dijo...

Quique, qué ganas tengo de ver a la Factoría en acción, no hay planes para actuar en BCN?
Alhy, me voy a mirar tus coments de Tom Ford... por cierto que le han dado un Bafta me alegro mucho porque Colin Firth es un tipo que me encanta, es como muy normal o al menos eso parece...

Jo Grass dijo...

Uff, yo tampoco sabía que se estuvieran haciendo lobotomías todavía en los 60. ¡Qué espanto! también he recordado, como Lola, la película de "Alguien voló sobre el nido del cuco" con un Jack Nicholson que me aterró durante años. Mi hermano mayor me llevó a verla de niña pensando que era una peli de pajaritos y me proporcionó la experiencia más angustiosa de mi vida, jajaja Ahora puedo reirme, menos mal. Estoy deseando ver esta de Scorsesse. Todo lo que he leido sobre ella me ha interesado. Después de tu entrada, todavía más.

Un besote

Quique dijo...

Hola Manuela,
sí, si que actuaremos en Barna, aunque tenemos que acabar de cerrar acuerdos con salas. Toco madera.
Una abraçada

anouck dijo...

Pues no quiero pensar mal y ésto sucedió hace ya varias decadasa, pero ¿de verdad pensais que los Kennedy lo hicieron e el bien de la niña?No sé, años más tarde siempre salen a la luz secretos de grandes familias realmente espeluznantes...

Manuela dijo...

Anouk, para mi equilibrio personal necesito pensar que los Kennedy y todos los demás lo hicieron por el bien de las personas a las que operaban, porque sino me daría muy mal rollo, y total nunca lo sabremos así que yo me quedo con la idea de la bondad de la familia para dormir más tranquila... esto me llevaría a los peligros de la ayuda a morir dignamente que ahora está tan de moda, y el peligro de que los familiares quisieran deshacerse de los viejos/discapacitados más molestos de la familia por este método... los legisladores tienen que pensar en todo...