my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



viernes, 6 de febrero de 2009

MMM

Estoy un poco celosa. Mientras he estado regulada he aprovechado para leer un poco más de la cuenta, y en esas que me encuentro una entrevista en el Vanity Fair a una tal Marta Medina-Malo. Lo pongo con todas las letras para que no haya lugar a dudas.

La susodicha nació el mismo año que yo, es decir, que ha rebasado los treinta pero no ha llegado a los cuarenta (aunque poco le queda), de parto prematuro, por cierto. Se graduó en derecho, y después se fue a hacer las Américas, que en su caso fue Londres y varias ubicaciones en despachos y financieras de éxito mundial. En mi caso, la graduación me llevó a París y a varias ubicaciones entre las firmas de abogados más punteras, sino del mundo -como ella- sí de España. Hasta ahí, pocos agravios comparativos que rascarnos la una a la otra. Seguimos.

Cuando entraba en la treintena, la deliciosa Marta atravesó una crisis de ansiedad profesional -quién soy, para qué sirvo, qué quiero hacer con mi vida, es esto lo que quiero hacer con mi vida?-, así que "abandonó su próspero trabajo de abogada en Morgan Stanley y se dedicó a hacer lo que siempre había soñado: ser fotógrafa". Agrrrrrrrrrrrr. Aquí empiezan los agravios. A continuación explica su giro profesional: "Trabajaba de nueve de la mañana a cuatro de la madrugada. No vivía." Otra vez nos podemos hablar de igual a igual, mis horarios tampoco tenían límite.

Así que Marta, después de un año rondándole por la cabeza la idea de dejarlo todo, y sintiéndose al límite de sus fuerzas "Muchos días cruzaba la puerta de la oficina llorando" se lanzó a lo revolutionary road, volvió a Madrid "y empezó su segunda vida". Y ahí la tienes, entrevistándose con el Vanity como si tal cosa.

Después de eso, ha vivido en Nueva York, en la India, en Ibiza, y mantuvo su casa de Londres, "que alquilaba a buen precio". Ah, y al llegar a Madrid compró un par de viviendas, que reformó y vendió. Y por si fuera poco, ahora vive en una casa situada en un edificio del siglo XIX.

Me quiere alguien explicar cómo una abogada, que decide dejar su profesión con sólo 30 años, ha conseguido tanta pasta como para dedicarla a estudiar después en varios continentes, invertir en una propiedad en Londres y dos en Madrid y lo que te contaré morena?

Así que yo me he puesto a repasar mi vida, de forma irrefrenable e inevitable. A los treinta pasé por idéntica crisis de ansiedad profesional, y también lloraba al entrar por la puerta de mi despacho de abogados, uno de los top five en España, como me dijeron al contratarme. Lloraba porque literalmente me sentía presa, y no sabía a qué hora me soltarían ese día para vivir mi libertad condicional hasta el día siguiente. Y eso por cuatro duros, que apenas me llegaba para pagar el alquiler y vivir en negro la mayoría del tiempo. Invertir en piedra? Pero si no me daba ni para pagar impuestos! Eso el mes que mi jefe, de despacho de abogados de primera, decidía pagarnos el sueldo sin retrasos, que llegué a acumular retrasos de tres meses (ya sabes, Manuela, si los clientes no pagan, yo no os puedo pagar a vosotros, así que a llamarles y a reclamar facturas).

En esas que me dio la crisis de identidad, porque la mía fue global. Y en ésas que me quedé sin cárcel a la que acudir, porque me echaron del bufete por falta de rendimiento. Simplemente, me negaba a seguir siendo tan pringada.

Traté de publicar una novela, que además había escrito desde el bufete, lo cual tenía su morbo, lo reconozco. Y nada. Traté de encontrar una ONG que quisiera pagarme cuatro duros por mi abultado curriculum y conocimientos. Y nada. Hasta que di con una fábrica del sector del metal, en donde un jefe prendado de mis encantos, y no sólo profesionales me temo, me contrató con una promesa de incrementar mi ridículo sueldo en un plazo no determinado de tiempo.

Y aquí estamos. Tiempo tengo. Dinero no. Glamour tampoco, salvo el que yo me pueda proporcionar. Qué he hecho mal, dímelo tú, MMM?

Entonces leo el final de su entrevista. Dice Marta que "no tengo marido ni hijos, y no hay nada que me ate, es difícil encontrar a gente en mi situación, sin compromisos familiares ni laborales, y a veces puedo sentir algo de soledad". Y comprendo, feliz, porqué yo nunca haré carrera. Es un decir.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Manuela. Felicidades por tu blog, por tu facilidad de palabra y por conseguir una chispa divertida en cada renglón de tu columna. Verás: mi hermana Leticia me ha enviado este artículo tuyo y un poco entre risas, me empuja a que conteste a tus preguntas. Te diré que me resultó extraño leer sobre mi propia vida en el Vanity Fair ... me tomé un té en mi casa con Vera Bercovitz y creo que con sus propias conclusiones hizo un trabajo excelente, aunque se hace un poco raro leer sobre tu propia vida en palabras de otros. Más extraño me resulta todavía que una chica inteligente, despierta y seguramente atractiva como tu piense que en una comparativa entre su vida y esa vida de tres renglones del Vanity Fair - la mia- la suya lleva las de perder. A mi me gustaría que te alegrara el que en la aventura de la vida, a veces , algunas cosas salgan bien. En realidad yo nací con una cámara pegada a mi mano, así que lo que era algo anormal para mi era estar haciendo contratos de derivados en Morgan Stanley .. no tuve ninguna crisis de identidad que me hizo dejar el banco ... quizás mi crisis de identidad la tuve cuando no me atreví a no empezar la carrera de derecho, como me proponian en mi casa. Lo que pasa es que aprendí pronto que la independencia económica - en su justa medida- te da libertad y me propuse conseguirla. Y la conseguí. Y como ya tenía capacidad para hacer lo que en realidad quería, me bajé de ese carro para subirme en el otro, que es en el que yo quería estar. Hoy tengo otros propósitos en mi punto de mira y espero también llegar a conseguirlos. A mi me produce una inmensa alegría ver como la gente alcanza los retos que se va proponiendo, cualesquiera que estos sean. Me hace confiar en el ser humano y en sus infinitas capacidades. Quizás estás distraída observando la vida de los demás y te has olvidado de tus propios objetivos, Manuela? La culpa y la no seguridad son los únicos obstáculos en el camino. Estoy segura de que no has hecho nada mal, pero quizás no has hecho todo lo que podías. La vida es muy larga. Y ancha. Yo deseo que consigas todos cada uno de los sueños que tengas en tu vida. Y que te vaya bien, y que nos lo cuentes, porque pienso leerte en tu blog tan amenudo como me sea posible. Te mando un saludo afectuoso. Besos. Abrazos. Marta Medina-Malo- MMM

Manuela dijo...

hola Marta, bueno estoy flipada. Verás, este blog empezó hace unos poquitos meses y lo leían cuatro amigos míos, así que jamás de los jamases pensé que pudiera llegar a uno de los personajes de los que yo escribo, estoy feliz de que tú lo hayas hecho!!! No te preocupes, estoy feliz con mi vida, me gusta mi vida, claro que hay un punto ácido que es cuando pienso que podría estar siendo escritora, que es lo que llevo en el alma, pero en un momento dado, cuando tenía treinta, y me echaron del bufete en el que estaba, porque me negaba a seguir tan pringada como para salir de allí a las dos de la madrugada y no tener fines de semana, pues bueno ahí yo sí tuve una importante crisis, sorda porque no se enteró nadie que no me conociera bien, pero crisis al fin y al cabo. Y salí reforzada, creo. Ahora he conseguido algo que me parece bastante equilibrado, porque trabajo en la abogacía de empresa, que no es que sea la pasión de mi vida, pero salgo a las tres, y este trabajo, desde el que te escribo, me da bastante libertad y tiempo para muchas cosas. Entre otras, colaborar en temas de protección de menores, derechos humanos, que es la otra pasión después de escribir. Así que en realidad utilicé -lo digo con todas las letras- tu entrevista para hacer una comparativa graciosa, pero sin acritud por supuesto, ya te digo si llego a pensar que la ibas a leer tú la verdad que no la escribo, me hubiera dado apuro porque no tengo porqué meterme en la vida de nadie, pero chica me pareció que estabas ya en las estrellas y que jamás verías mi blog, vamos como cuando escribo de Sean Penn!!! jajaja, me alegro muchísimo de que haya llegado a ti mi columna, todavía más de que te guste y bueno feliz de que podamos haber conectado de este modo!!! Seguro que en persona me caerías muy bien! ciao, un beso fuerte desde Barcelona y bienvenida!

Ah, y un saludo a tu hermana Leticia, dale las gracias!!!

Anónimo dijo...

Hola chicas. Me refiero a Manuela y a Marta, me apetece opinar (si no os importa). Yo conozco a Marta de oidas aunque tambien la he visto cara a cara. Evidentemente siendo yo quien soy ella no me presta ninguna atención. Es una chica muy guapa y un poco distante, claro para la gente que no estamos a su nivel. Y yo me pregunto, ¿que nivel?. Pues bien Marta en la vida hay gente sencilla de la que se aprende y se aprende mucho. Humildad, respeto y hacer bien su trabajo es fundamental para muchas personas. La gente sencilla (de palabra y obra) es admirable. Esto Marta es lo que me apetecía que supieras y que lo pusieras en practica. Seguro que en tu ambiente eres genial y con una familia grande y estupenda. Te diria más cosas pero sabrias quien soy y eso perjudicaria, quizás, a la persona a quien "defiendo". Te deseo lo mejor.
A ti Manuela un saludo. Te seguiré en tu blog.
Chao chicas.

Anónimo dijo...

Самый продвинутый ресурс для пользователей [url=http://torrents.trion.mk.ua]TTT[/url]

Brau dijo...

Buenos días,



De acuerdo a la política del presente despacho de abogados y al código deontológico al cual estamos sujetos, le informamos que ante los intentos infructuosos, por parte de los letrados a cuales el presente abogado es responsable, para saldar su deuda con SUCREDITO, S.L. y su negativa para pagarla, presentamos la correspondiente DEMANDA por impago el 23 de OCTUBRE de 2015.

Ya hemos recibido la CITACIÓN para acudir a los JUZGADOS DE PRIMERA INSTANCIA DE BARCELONA EL 30 DE NOVIEMBRE DE 2015. RECIBIDA LA NOTIFICACIÓN en su domicilio, QUEDARÁ EXCLUIDA CUALQUIER OPCIÓN DE SOLUCIÓN AMISTOSA y DEBERÁ ABONAR LAS COSTAS DE ABOGADO Y PROCURADOR.



Si quiere solventarlo efectúe el pago al siguiente número de cuenta:

IBAN: ES76 – 0049 – 6130 – 7222 – 9006 – 2294 (BANCO SANTANDER)

Concepto: Nombre y DNI

También tiene la opción de pagar mediante tarjeta de crédito o débito llamando al 93.007.16.85



IMPORTANTE: EL PRESENTE MENSAJE ASÍ COMO EL RESTANTE DE MENSAJES Y CONVERSACIONES MANTENIDOS CON USTED SE APORTARÁN COMO PRUEBA DEL INTENTO INFRUCTUOSO TANTO DEL PRESENTE DESPACHO COMO DE MI CLIENTE POR LLEGAR A UNA SOLUCIÓN AMISTOSA EN CASO DE QUE SE CELEBRE JUICIO Y SU NEGATIVA A SOLVENTARLO.

ESTE PROCESO NO LE EXIME DE RESPONSABILIDAD PENAL. EL DEPARTAMENTO JURÍDICO ESTÁ RECABANDO TODA LA DOCUMENTACIÓN NECESARIA PARA PRESENTAR DENUNCIA POR TENTATIVA DE ESTAFA, AL CONSIDERAR QUE HA HABIDO MOVIMIENTOS FINANCIEROS POSTERIORES LA CONCESIÓN DEL CRÉDITO (HACE MÁS DE 3 AÑOS).



NO SE RESPONDERÁ A NINGÚN MAIL. PARA CUALQUIER DUDA/CONSULTA/PROPUESTA DE PAGO, DEBE LLAMAR URGENTEMENTE AL 93.007.16.85



Atentamente,

RESPONSABLE DPTO. JURÍDICO

Marta Medina

TELÉFONO 93.007.16.85MÓVIL / WHATSAPP 695.607.531



ADVERTENCIA LEGAL

Cualquier fichero anexo al mismo, puede contener información estrictamente confidencial y es de uso exclusivo del destinatario o destinatarios. Queda prohibida a cualquier otra persona su divulgación, copia o distribución a terceros sin la previa autorización escrita.

Any attached file, may contain strictly confidential information and is for exclusive use of its intended recipient or recipients. Any disclosure, copy or distribution of this communication to thirds by any person without the prior written authorization is forbidden