my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



viernes, 29 de mayo de 2009

Ocurrió en Cannes

Vaya la que se ha montado esta vez en Cannes. Cuántos egos cruzados. Tenemos a Boyero, crítico inmejorable -en mi opinión modesta- de El País y que les toca las pelotas a casi todos los artistas que se precien. No sé si por deporte, por devoción o por convicción, pero me consta porque le sigo de cerca. Por otra parte, tenemos al divino Almodóvar, que ha lanzado furibundos ataques contra Boyero en especial y contra Borja Hermoso -director cultural en El País- de añadido, supongo que porque pasaba por allí, pero se le nota a la legua a Pedro que al que tiene atragantado es a Boyerito.

Boyero ridiculiza en su columna a Pedro y la veneración que Cannes siente por él, y le reconoce buenos títulos pero no precisamente el último, Los abrazos rotos. Almodóvar reacciona llamándole no crítico, visceral y prejuicioso y pidiendo en carta abierta a El País -ver el blog de Pedro- que por favor deje de enviar semejantes sujetos a los festivales de cine. El País reacciona también a toda pastilla en defensa de su personal de plantilla, y se enfrenta al semidios del cine como nadie antes. Almodóvar les vuelve a contestar en su blog. Cielos, es un auténtico culebrón!

Y lo peor de todo, no me puedo expresar en el blog de Pedro. Para qué tiene un blog si no se pueden hacer comentarios?

Boyero, cariño, no pierdas esa acidez de estómago que tan bien reflejas en tus críticas de cine. Hay pocos estilos cizañeros y elegantes como el tuyo en ese periódico que te ocupa. Eres uno de sus últimos valores en alza, a pesar de los años y la mala leche. Y sí, quiero ver Anticristo, de la que dijiste que se podía vomitar en la sala y que era una paja mental, más o menos, de Von Trier. Quiero verla. No creo que hundas películas, más bien te cargas egos por doquier. El tuyo también debe estar por las nubes, pero así sois los del celuloide, de un lado y del otro de la pantalla. La próxima que se te enrabie quizá sea la Coixet, y motivos no le faltarán. Hala, a seguir haciendo amigos.