my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 4 de mayo de 2009

A tu casa o a la mía

Cinco mujeres se reúnen en torno a una mesa para pasar una noche de sábado. Unas tienen hijos, otras no los tienen. Unas tienen exmaridos, otras tienen pareja estable y algunas nunca han convivido con un novio. Y un último dato: todas se acercan peligrosamente a los cuarenta. Esto es lo que conversan.

-Pero entonces, qué hago? Si me ligo a un tipo y el tipo quiere acostarse conmigo y yo con él, me lo llevo a mi casa o me voy a la suya?
-Y por qué hay que decidirlo ahora, en frío? Eso ya verás en el momento, mujer, que no hay dos situaciones iguales, sin manual de instrucciones, no?
-Nada, nada, que luego te puedes ver en un lío. Yo de ti me iba para su casa. Si luego resulta que te agobias, terminas y te largas, y no dejas ni señas ni nada que te identifique. Si va a la tuya luego tienes que echarle, y eso es un palo. Además, la casa de un hombre dice mucho de él... Y si no te invita a su casa, a lo mejor resulta que vive con su tía abuela o peor, con su mujer y cuatro hijos!
-Pues no sé... yo lo de las sábanas ajenas lo llevo mal, y si resulta que llegas allí y tiene unas sábanas asquerosas y malolientes?
-Pues te piras...
-Para eso mejor mi casa entonces, no?
-Yo me iba a un hotelito, nada que guardar y nada que objetar. Si te gusta y repites ya verás para la siguiente cita...
-Claro que mejor no te acuestes en la primera cita, si lo que quieres es novio. Los hombres están en la parra y no valoran el sexo fácil. Siguen en las cavernas.
-Yo cuando tengo más de una cita y les digo mi edad se echan a temblar. Entonces trato de relajarles 'mira no quiero novio no quiero marido no quiero hijos, sólo quiero divertirme un rato, vale?'. Entonces me miran de nuevo y deciden que soy más rara que un perro verde. Creo que, en el fondo, les doy yo más miedo que las casaderas.
-Habéis ido a los bares de singles? Pero qué nivel de tíos más malo dios! Por qué no hay hombres que envejezcan sin barrigota cervecera y conservando el pelo?
-Sí los hay, no? Mis exligues, ahora que lo pienso, se conservan bastante bien...
-Pues preséntamelos, la mayoría de los que me encuentro por la noche son fatales hombres cuarentones que se han echado a perder... Y yo que no me he quitado todavía la minifalda...
-La mini... qué tiempos, pero no nos vemos ya un poco ridículas tan cortas?
-Todo depende de si tus caderas no se han ensanchado lo suficiente como para estar patética...
-Caderas? Y las rodillas? Las rodillas de una cuarentona no son las de una cría de veinte, venga queréis asumir vuestra edad!!!
-Me niego. Yo no quiero asumir que me hago adulta, quiero ser eternamente joven y llevar ropa juvenil y odio parecer una señora.
-Ya estamos ahí, y parece que fue ayer! No acabaremos como Anita Obregón, verdad?
-Pues si seguís con la minifalda, poco os falta!!! De ahí a una operación de tetas y otra facial y ya estáis plantadas en el patetismo...
-Pero entonces qué hago? Me lo llevo a mi casa o me voy a la suya?

10 comentarios:

Alhy dijo...

¡Jajajaja! Tu actualización y la mia están peligrosamente emparentadas hoy. Digo lo de peligrosamente, porque encadenan temas comunes que dan mucho miedor (o, al menos,a mi).
Hay que asumir la imagen que ves en el espejo y lo que conlleva. No hay nada más triste y más patético que intentar ir contracorriente como la mencionada Anita Obregón. Ademas, debe ser agotador. Pero también creo que solo es realmente mayor quien se cree mayor. Quien deja de ilusionarse, de arriesgarse, de esperar, de aprender...

Kisses reflexivos ***

MOHRENWITZ dijo...

Defines perfectamente en tu post el tópico de que realmente nunca os aclaráis con lo que queréis. Las mujeres, por supuesto.
Esas dudas sobre si en su casa o en la tuya, o sobre si se creerá que me quiero casar?, son típicanmentes vuestras y no hacen más que demostrar que somos totalmente distintos e irremediablemente complementarios.
Todo es mucho más fácil; plantea lo que quieres y no trates de pensar en lo que estará pensando...

Rompo además una lanza por los cuarentones que seguimos haciendo deporte, cuidándonos como vosotras y disfrutando tanto de un trasero prieto como de un cerebro bien amueblado.

Quique dijo...

Pues yo he encontrado el post muy wodyallense.
Estas conversaciones de cuarentones/as (vaya si las conozco)son un placer, por divertidas y por humanas.
Un abrazo

Anouk dijo...

Cena de mujeres modernas, de nivel social alto y economía "despejada".Si no ¿de que ?
Pero que bueno resulta a veces despejarse de tu mundo habitual con conversaciones sobre Anita Obregón , sus escotes y minifaldas y el último tío de buen ver al que se ha ligado......Mucho se teoriza pero cuando el amor aparece y la quimica salta da igual si ha sido en su casa o en la tuya, si fue nada más conocerse o algo despues.Cuando aparece todas nuestras teorías, de café , cigarrillo y domingos x la tarde se van al traste ....(afortunadamente)

Manuela dijo...

bienvenida de nuevo Anouk! lo que yo digo, si cuando hay que pensarlo mucho es que algo falla...

Paola dijo...

Si señor,como dicen por ahi,dialogos dignos de una pelicula de Woody Allen pero a la vez reales como la vida misma.
Estas conversaciones mejoran con la experiencia de la edad y si no que se lo digan a nuestras queridas amigas Bradshaw y compañia.
Saludos.

Irene dijo...

Me rechiflan las conversaciones con amigas sobretodo cuando son subiditas de tono y cuando nos conocemos de años y años...... geniales!!!!!!
Por cierto porque cuarentonas, o sea veinteañeras, treintañeras y cuando llegas a los cuarenta ¿cuarentonas? ¿por qué no cuarentañeras?

Juan Carlos dijo...

Qué morbo. ¿De verdad son así las conversaciones? Por cierto, qué mejor edad que los cuarenta y tantos... Take care!

Manuela dijo...

reivindico el término cuarentañera! suena a adulta con minifalda, pero bueno me gusta!

Anónimo dijo...

Hombre Juan Carlos,

Advertida por nuestra común amiga sé que has aparecido por aqui.... me he ido corriendo a ver tu blog (aunque te veo a menudo en 59" y agora) pero veo que eres más selectivo que Moragas, que a su Mochila se puede acceder sin invitación....¿quien me lo hubiera dicho a mi hace ya unos añitos? En todo caso una alegria saber de ti y un abrazo
Cristina