my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



miércoles, 21 de enero de 2009

Ciudadana Manuela

Puede que a estas alturas ya estés hasta el moño de Obama y su discurso. Que te lo sepas todo y que quieras que alguien te hable de otra cosa. Bien, pues cambia de blog porque aquí hay más de lo mismo. En el día en que un hombre que se llama Barack Hussein Obama ha sido elegido Presidente de los EUA y ha jurado solemnemente su cargo, frente a un presidente del Tribunal Supremo tan nervioso que consiguió confundirse en el juramento -cargo para el cual el senador Obama le había previamente negado su voto-, o fue Obama quién se confundió?, no hay asunto en el mundo que me impida comentar su discurso. Ni siquiera el hecho de que mi empresa haya anunciado un ERE temporal, Ejercicio de Responsabilidad Empresarial donde los haya, y estemos ya en la cresta de la ola como todas las empresas del sector del metal, ni siquiera ese hecho puede afear mi encendido entusiasmo hoy. Qué son unos días de paro al año cuando el mundo puede cambiar y nosotros tenemos que cambiar con el? Estoy frivolizando con una situación que puede ser muy complicada para un montón de seres humanos que me rodean, y que me incluyen, pero es que hoy tengo derecho al optimismo.

A los Gobiernos enemigos del mundo occidental y que siembran el terror por donde van, les dijo que sus pueblos no les juzgarán por lo que destruyan sino por lo que construyan. Favreau tío, pero qué grande eres! Y que no íbamos a pedir perdón por nuestro modo de vida, sino que lo íbamos a defender. Ahí Bush reprimió una lágrima.

A los ciudadanos norteamericanos les recordó que no han perdido sus habilidades ni sus capacidades para trabajar duro y alto por ese país que levantaron ellos o sus abuelos. Chute de adrenalina directo a la vena. Sarkozy debió pensar en su silla 'eso ya lo dije yo y nadie me aplaudió tanto'. Bueno, que se olvide de su liderazgo, ha nacido una nueva estrella y ni diez carlas brunis podrán desbancar los primeros cien días de la nueva estarlette.

Habló de respeto y de responsabilidad para con los otros pueblos y ciudadanos que no son Estados Unidos. Habló para judíos, musulmanes, hindúes, cristianos y no creyentes. De llevar agua y caminos y electricidad a quienes no los tengan. Tuvo unas palabras para el cambio climático. Para la paz en el mundo, como la miss que es. Constató que el mundo ha cambiado y que tenemos que cambiar todos con el.

Dijo que no importa si el Estado es de un tipo o de otro. Lo que importa es si está ahí para llevar la Seguridad Social -lo dijo o es mi espejismo?- y la Sanidad y la Educación y las Comunicaciones a todos los norteamericanos.

Y recordó que hace sesenta años su padre ni siquiera hubiera podido entrar a comer en un restaurante en esa misma ciudad en que él estaba jurando su cargo como Presidente de los EUA. Un presidente que no sólo es de raza negra, sino que se llama Barack Hussein Obama. Esto último no lo remarcó él, es de mi cosecha porque denota una madurez del pueblo norteamericano que nosotros, con nuestro pretendido cosmopolitismo, no tenemos.

Lo demás es glamour y espectáculo. Siempre me deja atónita comprobar que la realidad americana es igual a la de las películas. Que Oliver Stone no tiene nada que imaginar, tan sólo mostrar lo que podía haber sido. Obama bajando de su coche tanque en un momento inesperado pero cronometrado al milímetro, saludando de forma coordinada con Michelle a izquierda y derecha, con ese caminar tranquilo de los héroes coronados, bailando con Michelle y destrozando todos los mitos de que los negros llevan la música en la sangre. Bush despidiéndose a pie de avión hacia su próximo destino privado...

Y la mala noticia es que, mientras Obama nos ponía los pelos de punta y nos hacía vibrar con su tremenda oratoria, el dinero, que no conoce de derechos pero sí de miedos y egoísmos, se guardaba en los bolsillos y las Bolsas caían estrepitosamente para recibir al nuevo Presidente negro y progre. Pues que les den a los especuladores, porque no pienso preocuparme por eso.

Yo ayer sentí que Barack me hablaba a mí también, que me podía tomar unas copas con él, fumarnos unos cigarros y hablar de derechos humanos mientras él firmaba el cierre de Guantánamo. Que otro mundo era posible, como dedujo Saramago. Y hoy me he despertado esperando que no fuera un sueño. Hoy me siento más ciudadana que persona. Quiero hacer patria!

9 comentarios:

Irene dijo...

Si que gane Obama, esta muy pero que muy bien, ya era hora de que Bush se largara con viento fresco. Pero de ahí a llorar a moco tendido, a esperar horas y horas con un frio helador, a comprar dedales, cucharitas, platitos y demás con la cara del presi... la verdad no lo entiendo. Nunca he sido fan de nada, ni de futbol, ni cantantes, ni actores... me gustan algunos pero sin llegar a fanatismos, ni exageraciones... El fanatismo me dá bastante miedo. Sólo soy fan de mi familia y mis amigos.

irina dijo...

Que la fuerza le acompañe, porque es tan abrumador el peso de las expectativas...
Tampoco yo he sido nunca tan fan, pero quizá porque nunca lo necesité. Entiendo que los estadounidenses negros, sobre todo de una cierta edad, lloren de emoción al verle por fin presidente. Hace solo 53 años que Rosa Parks, con un par de ovarios, no se levantó para ceder su asiento del autobús a un blanco y fue encarcelada por ello. Solo 53 años. Fue ayer, como quien dice. Personalmente me pone la carne de gallina. Entiendo que los ciudadanos de otras minorías también lloren, esperanzados por un día.
Es difícil imaginar (aunque en nuestra primermundista sociedad todavía con frecuencia se trata así a las mujeres) lo que debe sentir una persona que pasa por la vida considerada como un ser inferior y es en consecuencia arrinconada y maltratada. Pero no me extraña que necesite creer en alguien.

Irene dijo...

Si, estoy en contra del racismo y en contra de cualquier discriminación por raza, sexo, religión etc, etc....
Pero al final Obama es un político, blanco, verde o amarillo, que quiere ganar las elecciones, y para ello habla, y todavía lo único que ha hecho es hablar... ya veremos que hace, con que y quién se encuentra, que no sé quién manejará lo hilos en las esferas de poder, en fin lo de siempre "del dicho al hecho hay un trecho". Pero bueno siempre queda la esperanza de que todo mejore, pero seguro, segurísimo de que muchos de los que lloran por que ha ganado seguirán llorando porque no pueden pagar la hipoteca, etc... y se podrán sentar en el autobús con los blancos pero eso ya lo estaban haciendo, eso no lo ha cambiado Obama.

Anónimo dijo...

sí, hacen falta un par de ovarios para no cederle el asiento a un blanco hace 53 años, y gracias a gente así estamos donde estamos... a un amigo mio holandés y mulato, finísimo en sus rasgos y en sus formas, aunque eso sea anecdótico, le preguntó un tipo en el tren, cuando trajeron la comida, si él sabía comer con los cubiertos. Yo no sé qué haría si alguien me preguntara algo así en un sitio público, delante de más gente, por el color de mi piel. No sé si me pondría a llorar, si enrojecería, o si le pegaría un puñetazo. Sí sé que le diría alguna barbaridad si yo no fuera la agredida, pero y si lo fuera? debe ser muy jodido, y estamos hablando de un tren que iba de Amsterdam a Bruselas en el año 1998. Así que entiendo que lloraran de emoción al ver a Obama en ese puesto, especialmente la gente más vieja que ha visto cosas mucho peores.
Manu

Anónimo dijo...

Recuerdo discutiendo con mi hermano en las elecciones en que perdió Al Gore frente Bush el disgusto que me llevé, y él me dijo que todos eran lo mismo. pero yo creo que no, que un político no es igual a otro político, y aunque de Obamana quizás me echa para atras su sentido de la trascendencia (no vi claro el tema del tren de Lincoln), hay que reconocerle que es una mezcla de hombre visionario y pragmático de lo mas atractiva... su temple y la seguridad en si mismo le ha permitido rodearse de un equipo de gobierno de alto nivel sin que parezca que tenga miedo de que le hagan sombra... incluir a Hillary en el pack fue un punto. Lo que hará a partir de ahora, en mi opinión, no estará tanto en la senda del tremendismo sino del sentido común, lo que ya es esperanzador. Y bueno, yo no reo que comience una nueva era, sino que la historia es ciclíca y gracias a dios estamos cambiando de ciclo, en uno donde la inmensa mole que supone la organización de la convivencia (Estados, adminitraciones, politicos, organizaciones, etc) parece que empieza a ser consciente del cambio que ha sufrido los administrados y lo administrado. La cuestión ahora es ver si tendrán la agilidad necesaria en sus decisiones y políticas para salvar la distancia.
Cris

anouk dijo...

Parece ser que Obama ya está empezando a cumplir sus expectativas y promesas electorales con el tema de Guantánamo. Ver el espectáculo de su toma de posesión me transmitió una inyección de optimismo en estos días pesimistas en que tienes cero trabajo en la oficina y además toda la gente de tu alrededor se encarga de recordarte lo mal que van las cosas y lo peor que pueden llegar a ir.Pero lo que más me emocionó fue ver a una nación unida, todos junto al nuevo presidente, sin color, sin religión, sin procedencia , todos unidos por su bandera.Concepto que , desde mi punto de vista desgraciadamente, no tenemos los españoles.Obama tiene un pastel muy roto que recomponer, como dice Irina....que la fuerza lo acompañe...

MOHRENWITZ dijo...

Y yo, que sigo pensando que Bush, y Aznar no lo hicieron tan mal como se nos ha vendido. El tiempo pondrá a cada a uno en su sitio y será la historia quien reconozca los méritoa y deméritos de cada cual.

Ahora se vende mucho mejor el discurso idealista y equivocamente progre, sin darnos cuenta de que lo que realmente votamos es una impecable campaña de marketing. Más que votar hoy se compra uno u otro producto. Y el producto Obama ha sido diseñado con una genialidad fuera de gráfica; vendido, además, como lo diametralmente opuesto a la rancia y pésima gestión, dicen, de Bush. Por lo tanto el mérito no es tan garnde como pareciera, aunque toda la maquinaria hollywoodiense nos deje tan asombrados como siempre.

Esperemos, por lo que nos atañe, que el producto Obama gestione seria y profesionalmente el dantesco panorama económico que ha heredado, y que no quede todo en cerrar guantanamos y demás truquitos de cara a la galería. Por desgracia, y aunque las comparaciones son odiosas, aquí sabemos mucho de sacar conejos de la chistera, despistar la bolita con cascaras de nueces y echarle la culpa al pasado de todo lo mal gestionado.

Dios bendiga a Obama.

Anónimo dijo...

Irak, Guantánamo, la economía, en qué mas podía cagarla Bush que no lo haya hecho? En cuanto a Aznar, está especializado en meter la pata allá donde va, en francés o en inglés, los habla los dos igual de mal, yo sinceramente pienso que se le ha ido la olla desde que se dejó el pelo largo

Manu

MOHRENWITZ dijo...

Irak no dejo ser una maniobra para salvar la economia. Y Guantánamo una de sus inevitables consecuencias. Pero coincido contigo en que a Bush se le recordará a corto plazo por eso y sólo por eso.
En cuanto a Aznar, llevo a España tan alto a nivel económico que ahora estamos pagando las consecuancias de la inefable gestión de ZP y los suyos con la tremenda caida a todos lo niveles. Por lo tanto acepto que sugieras que esta crísis también es culpa de que Aznar lleve el pelo más o menos largo, incluso de que haga 2000 abdominales diarios.

En fin, la Historia nos dará su visión en uno u otro sentido...además creo haberte leido, Manu, que con la sangre caliente no se le debe exigir a nadie que piense.