my time is now (Nike)

PASA PASA ESTÁS EN TU CASA

COMO EN TU CASA



lunes, 2 de marzo de 2009

Una rosa y un perro callejero

La semana pasada cenábamos por ahí después de un cine, y un chico indio quiso vendernos una rosa en el restaurante. Le compramos dos. Sería que salíamos de ver Slumdog Millionaire? Porque normalmente les decimos a todos que no con la cabeza antes de que se aproximen. Será que no le vimos venir y el chico fue muy insistente? Será que nos remordía la conciencia que aún nos queda? O será, nada más, que queríamos cenar tranquilos y con una rosa en la mesa ya no se te acerca ningún chico indio más? O no sería indio?

Un montón de preguntas. Pero ahí es nada si piensas en la película que acabábamos de ver. Varias de las escenas no sé decirte si son o no muy violentas, porque directamente me obligué a cerrar los ojos antes de acabar con pesadillas. Tengo por norma no ver escenas en las que, por una parte no puedo intervenir, y por otra no me van a dejar dormir. La más fuerte es cuando mutilan a un niño para convertirlo en mendigo. Esa no la vi, ni te voy a decir ahora cómo le mutilan. Y sin embargo, por la razón que sea, me resultó verosímil. Me la creí.

La que no me creí tanto es la escena inicial, que tanto criticaba Juanjo Millás en la contraportada de El País del 27 de febrero. Un chico de la calle, de la clase social más baja a la que una persona pueda descender, un perro callejero, vamos, llega a lo más alto que un concurso televisivo pueda ofrecer. Y cuando está a punto de ganar no sé cuántos millones de rupias, aprovechando un descanso televisivo de 24 horas para que el perro se repiense su apuesta, conforme sale del plató de tv lo encapuchan, lo encarcelan y le someten a tortura para que confiese que ha hecho trampa.

Claro que me parece inverosímil porque ni conozco la India, ni conozco el sistema de castas, ni conozco la vida de los concursos televisivos. Es igualmente inverosímil que ese slumdog llegue a acertar todas las preguntas que le formula el presentador de tv para llegar a la final, por un cúmulo de casualidades que resultan, cuanto menos, sospechosas.

El tratamiento humillante que recibe de parte del presentador del concurso, delante de millones y millones de personas que le están viendo por la tele, no es mejor que las descargas eléctricas que le propina la policía. Pero un slumdog está hecho a todo, así que resiste con absoluta normalidad ambos tratamientos degradantes.

Millás se pregunta en su columna si es que no nos hemos dado por enterados de la apariencia de normalidad con que se trata la tortura en esta película, y se pregunta de qué exactamente se siente orgulloso el Estado indio en este caso?

Ana Gabriela Rojas, otra periodista, se preguntaba en el mismo diario el jueves 26 si Danny Boyle y la productora habían pagado correctamente a los niños actores. Considerando la recaudación que haya hecho la película a estas alturas, no parece que 570 euros, o 1.900 euros, sean un sueldo digno por un año de trabajo. Trabajo de niños, si nos ponemos a pensar. Pero qué era mejor, dejarlos en las chabolas donde vivían, y acudir con actores ingleses al rodaje? Regalarles una casa y una educación, como parece que es el caso? O mejoramos los barrios enteros donde ellos habitaban? O tratamos de combatir a las mafias que comercian con menores y los mutilan para la mendicidad?

Fernando Meirelles también fue criticado por Ciudad de Dios, que sucedía en Brasil, pero no tuvo tanto eco porque no tuvo tanto éxito.

La teta asustada gana el Oso de Oro en la Berlinale. Slumdog... gana como ocho oscars en Hollywood. Nos estaremos aficionando al cine de la miseria? O será que la miseria, tratada con una dosis de glamour y otra de final feliz nos deja la conciencia más tranquila a la hora de la cena? Como la rosa del indio?

4 comentarios:

Napoleon dijo...

La teta asustada no es una millonaria produccion pero es muy buena y es peruana!

____________________-
gracias por el consejo, creo qe aprovechare mis ultimos domingos antes de mi examen para relajarme....si tienes razon debo aprovechar todos mis años de marvillosa juventud.....Gracias

Druida de noche dijo...

El mundo se cae a pedazos y alguno aprovechan. Ley de vida.

Anónimo dijo...

coincido con Napoleón, todavía no he visto La teta asustada, de Claudia Llosa, pero tengo muchas ganas, y efectivamente no es una gran producción, y me alegro de que ahora ella tenga financiación para sus próximos proyectos, seguro que el Oso de Oro le dará un montón de oportunidades, incluso el otro día vi que pasaban en la tele en España su primera peli Madeinusa, que tampoco he podido ver aún...

Manu

Lala dijo...

:) Gracias por la recomendación, la tendré en cuenta.

Y sí, en mi caso si que se da el dúo gato-persona solitaria...

En cuanto a "Slumdog...", me dejó la sensación de que el final feliz tapa un poco la miseria que se muestra durante toda la película. Trata un tema serio y que, se supone, ocurre todos los días, pero lo edulcora de manera que te vas a la cama con la bonita sensación de que todas esas cosas terribles acaban también cuando acaba la película.

No sé si me explico...

Me han gustado tus textos, creo que expones los temas que tratas y tus opiniones al respecto de forma muy clara y concisa. Que te expresas muy bien, vaya :D